3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 1 de agosto de 2016, 01:00

La próxima JMJ será en Panamá

Con una misa multitudinaria, durante la cual pidió a los jóvenes que el Evangelio sea el navegador de sus vidas y la oración el primer chat de cada día, el papa Francisco clausuró ayer domingo en Polonia la 31ª edición de la Jornada Mundial de la Juventud, cuya próxima cita será en 2019 en Panamá.

El Pontífice partió con una hora de retraso, hacia Roma, tras una estadía de cinco días en Cracovia marcada por sus pedidos contra la guerra, por los refugiados y su conmovedor recorrido en el campo de exterminio nazi de Auschwitz.

El Papa escogió como sede de la próxima edición de la JMJ a Panamá, en presencia del presidente panameño Juan Carlos Varela, ante una muchedumbre de jóvenes que festejaron el anuncio bajo una lluvia de confeti blanco.

“Anuncio con alegría que la próxima Jornada Mundial de la Juventud (...) será en 2019 en Panamá”, dijo el Papa argentino, lo que muchos latinoamericanos esperaban.

“El pueblo de Panamá se siente orgulloso de que el Santo Padre haya reconocido a nuestro país, cuyos valores de paz, diálogo y convivencia son similares a los que porta la JMJ”, manifestó Varela.

Por su parte el cardenal panameño José Luis Lacunza reconoció también desde Cracovia que estaba seguro de que su país cuenta con la capacidad para organizar la JMJ, que la Iglesia desea que sea un bálsamo para la juventud de América Latina, azotada por la exclusión, la pobreza, el tráfico de drogas y la trata de personas.

Panamá tiene 3,6 millones de habitantes, en su gran mayoría católicos, aunque con un presencia cada vez mayor de iglesias evangelistas.

La JMJ atrae en cada edición a cientos de miles de jóvenes de todas partes del mundo quienes participan en múltiples actividades de reflexión, además de eventos culturales y artísticos, lo que representa un verdadero desafío para ese país tan pequeño.

La primera edición en Centroamérica estará marcada seguramente por el estilo y el calor caribeños, será una fiesta, prometió el obispo panameño José Domingo Ulloa. afp