6 de diciembre
Martes
Poco nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 4 de agosto de 2016, 11:27

La presidenta Madres Plaza de Mayo no declara y acusa a la Justicia de agresiones

Buenos Aires, 4 ago (EFE).- La presidenta de la asociación de argentina Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, no acudió a declarar hoy en un caso por presunto fraude al Estado y señaló que hace casi 40 años padece "agresiones" de la "mal llamada Justicia".

En un escrito presentado por su abogado al juez Marcelo Martínez de Giorgi y al que tuvo acceso Efe, Bonafini explica que, desde 1977 y 1978, cuando sus dos hijos y su nuera fueron desaparecidos por la dictadura (1976-1977), inició un "calvario" en una "constante peregrinación por los juzgados" y que sintió siempre "la misma ignominia, la misma indiferencia" de la Justicia.

"Yo sentía cómo la denominada Justicia era cómplice de los asesinos militares y marinos. Una Justicia sin solidaridad, sin sentir por los otros, sin sufrir por ellos", pero dice que se topó con "la burla y la sin razón".

Bonafini debía prestar hoy declaración por la causa conocida como "Sueños Compartidos", que investiga un supuesto fraude al Estado a través de un programa dedicado a la construcción de viviendas sociales y administrado por la Fundación de las Madres de la Plaza de Mayo.

La mujer, de 87 años, ya faltó el pasado 6 de julio a la primera citación del magistrado y podría ser obligada a acudir con la fuerza pública.

En la causa "Sueños compartidos", el magistrado también ha citado a otras 42 personas, varias de ellas figuras políticas y altos cargos de los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa, Cristina Fernández (2007-2015).

Según la resolución judicial, se presume que Sergio Mauricio y Pablo Guillermo Schoklender -también citados-, valiéndose del prestigio y trayectoria de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, "habrían utilizado a la Fundación", de la cual eran apoderados.

Además, la Justicia estudia si esto se hizo "en connivencia (con) funcionarios públicos" para gestionar y obtener "ilegítimamente" fondos del Estado para la construcción de viviendas sociales.

Bonafini señala a Martínez de Giorgi que, en este caso "las madres, con gran esfuerzo, aportamos voluntariamente 60 cajas con pruebas, junto con 40 backup, y otros elementos más, primero a (el juez Mario) Oyarbide y después a usted, que ni siquiera leyeron algo de lo aportado".

También asegura Bonafini que acudieron a declarar y a otras pruebas, y "otra vez sufrimos en carne propia la burla, que nos castiga a todas, ancianas de 85 a 90 años, y nos condena a pagar las deudas, injustas y ajenas" por parte de los jueces.

Posteriormente, en declaraciones a Radio del Plata, la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo dijo que no se presentó ante el juez porque es como "una burla" y consideró que a Martínez de Giorgi "le deben de haber tirado de los huevos con el tema de López", por lo que "se asustó y empezó a llamar".

Bonafini hace referencia al exsecretario de Obras Públicas (2003-2015) detenido desde junio, cuando fue sorprendido intentando guardar en un convento bolsas con casi 9 millones de dólares, y que también está siendo investigado en la causa "Sueños compartidos", por la que declaró ayer.

"Llama (el juez) a los más débiles, ¿por qué no llama a otros?. Es una injusticia. Nos tiene todo embargado, ¿para pagar las deudas de los que robaron?", subrayó la anciana.

"Si me tienen que meter presa, que me metan", concluyó.