9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 20 de septiembre de 2016, 23:16

La Policía y la familia confrontan versiones en la muerte de un negro desarmado en EE.UU.

Washington, 20 sep (EFE).- Un día después de que Estados Unidos y parte del mundo viera morir al afroamericano Terence Crutcher en Tulsa (Oklahoma) por un disparo de una policía, la familia del fallecido y la agente implicada, Betty Shelby, confrontaron hoy versiones sobre lo ocurrido.

Todo sucedió el viernes por la noche, cuando a Crutcher, de 40 años, se le averió la furgoneta cuando regresaba a su casa después de asistir a clase en la Universidad Comunitaria de Tulsa.

Después de recibir un par de llamadas de ciudadanos para alertar de un vehículo atravesado en la vía, la agente Shelby llegó al lugar para lidiar con la situación.

En los videos difundidos por las autoridades, grabados desde la cámara del vehículo policial y desde un helicóptero, se alcanza a ver como Crutcher camina manos en alto hacia su furgoneta seguido por Shelby, que le apunta con su pistola y acaba, flanqueada por otros dos uniformados, por propinarle un dispara mortal.

El propio jefe de la Policía de Tulsa, Chuck Jordan, reconoció que las imágenes eran "muy inquietantes" y "difíciles de ver".

Un abogado de la familia, Damario Solomon-Simmons, afirmó hoy en rueda de prensa que las cintas policiales dejan "claro" que Crutcher estaba desarmado y que "no mantenía una actitud beligerante".

La defensa, además, mostró una serie de capturas de imagen con las que pretende desmontar la versión de la agente, quien aseguró que disparó a Crutcher después de que este hiciera el amago de introducir sus manos por la ventanilla de la furgoneta.

Según el abogado Benjamin Crump, que en el pasado ha representado a otras familias de víctimas de tiroteos policiales como la de Michael Brown, las imágenes demuestran que la ventanilla estaba subida (se aprecia salpicada de sangre tras el disparo) y contradicen la justificación de Shelby para apretar el gatillo.

Al mismo tiempo que los abogados cuestionaban la versión de Shelby, fuentes de la Policía de Tulsa filtraban al rotativo The Tulsa World que los agentes encontraron en el interior del vehículo fenciclidina, una droga disociativa parecida a la ketamina.

La propia Shelby explicó, de acuerdo con su abogado, Scott Wood, que a su llegada al lugar en el que la furgoneta se había averiado apreció que Crutcher mostraba síntomas de haber consumido precisamente fenciclidina y que su intención era detenerlo y no matarlo.

Crump dijo que esas informaciones, independientemente de si Crutcher estaba, o no, bajo los efectos de una droga, son un intento de "justificación intelectual" de su muerte.

El letrado de Shelby también explicó a Los Angeles Times que en el momento de disparar la agente tenía "visión de túnel", por lo que no se percató de que estaba flanqueada (a escasos centímetros) por otros dos uniformados que también apuntaban a Crutcher.

Uno de ellos, de hecho, disparó su pistola eléctrica al tiempo que Shelby -que también tenía una pistola eléctrica pero no la usó- hacía lo propio con su arma reglamentaria.

Hoy, decenas de personas se concentraron en Tulsa para exigir la detención de Shelby y que se le imputen cargos por homicidio.

También para reclamar a Jordan que cumpla con la promesa que hizo este lunes. "Haremos lo correcto, no encubriremos nada", dijo el jefe policial.

De acuerdo con datos de The Washington Post, en lo que va de 2016 la Policía en Estados Unidos ha matado a 697 personas, 172 de ellas de raza negra.