17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 25 de abril de 2017, 01:00

La Policía no poseía munición ni armas como para enfrentar a la megagavilla

El dato se nota en una filmación que recorrió vía WatsApp, en la que se ve a un grupo de agentes diciéndose que cuidaran de hacer disparos para administrar sus cartuchos.

Los marginales utilizaron abundante cantidad de explosivos para ingresar a la bóveda de Prosegur y efectuaron cientos de disparos con fusiles de diferentes calibres, además de abandonar cargadores repletos de municiones, lo que hace notar que tenían proyectil para enfrentamientos de varias horas si fuere necesario.

Uno de los policías preguntó si en la comisaría no tenían más balas para el fusil que tenían en su poder. Los agentes poseían un fusil Punto 30, que es una versión de arma de guerra desfasada, utilizada en la Guerra del Chaco.

Entre las armas que poseen los agentes del orden se hallan los fusiles Galil, pero con escasez de proyectil. Esto se vio confirmado ayer cuando agentes de las Fuerzas Armadas donaron dos cajas de municiones, bajo acta, a los agentes policiales.

Los disparos efectuados por los marginales en forma sincronizada, según los testigos, aparentaba un tiroteo entre dos fuerzas, pero se confirmó que inicialmente eran solamente los atracadores quienes realizaban las explosiones que hacían temblar las viviendas de los vecinos y los disparos al aire, como una especie de advertencia a los agentes policiales.

Las patrulleras fueron atacadas con disparos de fusil Punto 50, pero esta arma de guerra con capacidad de perforar blindados, se habría trabado, por lo que los delincuentes comenzaron a disparar con fusiles FAL, de acuerdo a lo señalado por el comisario principal Evert Paris.

La gavilla tenía francotiradores en dos edificios, que poseían armas de fuego con mira láser, según el comisario principal José Sánchez, jefe de Orden y Seguridad. Este dato fue confirmado por el taxista Luis Benítez, quien dijo que los atracadores poseían fusiles con mira láser. (E.M.)