3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
28°
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 27 de agosto de 2016, 01:41

La Policía de Bangladesh dice haber matado al cerebro del ataque al restaurante

Dacca, 27 ago (EFE).- La Policía de Bangladesh anunció haber matado hoy a tres supuestos yihadistas, incluido el cerebro del asalto a un restaurante de lujo en Dacca el pasado julio, durante una operación al sur de la capital, informaron fuentes policiales.

Tamim Chaudhry, considerado por Dacca como el líder de una facción del grupo extremista local Jamaatul Mujahideen Bangladesh (JMB), fue abatido a primera hora en la localidad de Narayanganj después de que agentes irrumpieran en una vivienda utilizada como escondite, explicaron fuentes de la unidad antiterrorista de la Policía metropolitana a los medios Bdnews24 y The Daily Star.

De acuerdo con esta versión, los supuestos yihadistas abrieron fuego contra las fuerzas policiales y se produjo un tiroteo.

La comandancia de la Policía había identificado a principios de agosto al canadiense de origen bangladesí Chaudhry como "cerebro" del asalto al local Holey Artisan Bakery-O'Kitchen lanzado el pasado 1 de julio por un comando leal al grupo Estado Islámico (EI) y que causó la muerte de 22 personas, entre ellas 17 rehenes extranjeros.

Las fuerzas del orden fijaron entonces una recompensa de dos millones de takas (unos 25.000 dólares) por información que ayudara a dar con su paradero.

Tamim Chaudhry, de 30 años, regresó a Bangladesh supuestamente en 2013 y ya había sido considerado meses atrás en publicaciones afines al grupo terrorista Estado islámico como líder de esa organización en el país asiático.

Su nombre también formaba parte de una lista policial de sospechosos desaparecidos tras el ataque contra el restaurante Holey.

Bangladesh, un país de 160 millones de habitantes y mayoría musulmana, ha sufrido desde 2013 una ola de atentados de corte islamista contra colectivos minoritarios que se intensificó el año pasado y que ha causado de momento unas 70 víctimas mortales en más de 40 ataques.

El asalto a Holey, ubicado en el corazón diplomático de Dacca, ha marcado un antes y un después en el plano de la seguridad en Bangladesh.

Desde entonces, la Policía ha incrementado la presión sobre los grupos yihadistas y los partes de arrestos de supuestos extremistas son diarios.

A finales de julio, las fuerzas de seguridad abatieron en otra redada a nueve integrantes de una célula aparentemente vinculada a la que atacó Holey en el barrio capitalino de Kalyanpur.