5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 25 de julio de 2016, 04:27

La policía analiza el trasfondo del ataque con bomba en el sur de Alemania

Berlín, 25 jul (EFE).- La policía alemana ha creado una comisión especial integrada por 30 personas para determinar el trasfondo del ataque con bomba perpetrado ayer en Ansbach, en el sur del país, por un refugiado sirio, que causó al menos a doce heridos y en el que no se descarta una motivación yihadista.

El ministro de Interior del estado federado de Baviera, Joachim Hermann, ya declaró ayer que la investigación se centra en el entorno y los contactos del hombre, de 27 años, quien murió al estallar el artefacto explosivo que llevaba en una mochila.

Hermann dijo que por la manera como se registró el atentado la posibilidad de que se trate de un atentado de motivación islamista es bastante grande, aunque de momento la policía no ha encontrado indicios que relacionen al hombre con el yihadista Estado Islámico (EI).

Una portavoz de la Fiscalía federal, que debería asumir el caso si hubiese un trasfondo terrorista, dijo hoy que hay que esperar resultados de las investigaciones para decidir si debe encargarse o no de las investigaciones.

"Naturalmente estamos permanente informados pero hay que esperar resultados para decidir si el caso es o no de nuestra competencia", dijo la portavoz

El autor del atentado tenía antecedente penales por delitos relacionados con drogas, estuvo ingresado en un hospital psiquiátrico y trató de suicidarse en dos ocasiones.

El hombre, que vivía en un albergue de Ansbach, llegó hace dos años a Alemania y solicitó asilo, pero su petición fue denegada el año pasado.

No obstante, el hombre seguía en el país con el estatus de "tolerado" puesto que la legislación alemana prohíbe expulsar personas a países en donde tiene lugar una guerra civil.

Antes de hacer estallar la bomba de fabricación casera, el joven había intentado entrar a un festival de música al que asistían más de 2.000 personas pero no logró acceso al no tener entrada.