22 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
27°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 4 de enero de 2017, 14:44

La oposición se mantiene vigilante ante las violaciones de la tregua en Siria

Riad, 4 ene (EFE).- La oposición siria se mantiene vigilante ante las repetidas violaciones del acuerdo de alto el fuego por parte de las fuerzas gubernamentales, lo cual pone a prueba la tregua y la capacidad de Rusia de hacerla respetar, según fuentes opositoras en Riad consultadas por Efe.

Un destacado líder del Ejército Libre Sirio (ELS), coronel Ashmad Rahal, aseguró que las facciones armadas han recibido "garantías de Rusia de que está presionando al (grupo chií libanés) Hizbulá para que respete la tregua".

Pero el militar destacó que "la realidad sobre el terreno es que las violaciones siguen" y esto indica que "Rusia nos está engañando o tiene voluntad de (detener las violaciones), pero no puede imponerse sobre las fuerzas de su aliado", Damasco.

Asimismo, señaló que las violaciones se registran en las zonas donde está presente el grupo Hizbulá, lo cual indica que "Irán no esta totalmente satisfecho con el acuerdo", alcanzado la semana pasada por Turquía y Rusia.

La violencia en Siria se ha concentrado desde la entrada en vigor del alto el fuego el viernes pasado en la zona de Uadi Barada, en las afueras de Damasco, controlada por los rebeldes hasta el momento y de importancia estratégica para el régimen.

Por su parte, el portavoz de la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), principal alianza opositora siria, Riad Nasan Aga, dijo hoy a Efe que el alto el fuego es "un examen del poder del Gobierno ruso para imponer sus condiciones al régimen y las milicias aliadas".

Aga subrayó que, si Moscú es capaz de hacer respetar el cese de hostilidades, podrá "desempeñar un papel en las negociaciones" que está previsto que se celebren a finales de mes en Astaná, la capital de Kazajistán.

El portavoz opositor dijo que hasta el momento la CSN no ha recibido ninguna invitación para esas conversaciones, en las que supuestamente tomarán parte todos los grupos de la oposición armada y política, excepto los considerados terroristas por Moscú y Damasco.

Aga no se refirió a un plan alternativo en caso de que la tregua colapse en Siria y admitió que "la oposición siria no tiene una fuerza militar para imponer una realidad negociadora nueva" en estos momentos, pero confió en la diplomacia internacional y los países "amigos" de Siria para alcanzar una solución negociada al conflicto.

Por otra parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, advirtió hoy de que la nueva ronda de negociaciones puede peligrar debido a las violaciones al acuerdo de alto el fuego.

"Si no podemos evitar que aumenten (las violaciones), podrían afectar al proceso de Astaná", dijo el jefe de la diplomacia, que informó de que su país y Rusia trabajan en un nuevo acuerdo de sanciones contra los grupos que violan la tregua.

Mientras, el activista de la zona de Uadi Barada Ali Diab dijo a Efe que hoy prosiguieron los bombardeos sobre las poblaciones de este valle ubicado al noroeste de Damasco, donde contabilizó más de 40 ataques aéreos desde las primeras horas del día.

Asimismo, reveló que una delegación rusa intentó acceder al área para verificar las violaciones pero los milicianos de Hizbulá se lo impidieron, según Diab.

Por su parte, el Observatorio Siria de Derechos Humanos informó de que hoy se registraron decenas de ataques aéreos y de artillería contra Uadi Barada, donde las fuerzas del régimen tratan de avanzar con el apoyo terrestre de Hizbulá y otros grupos armados aliados, según la ONG.

Además, hubo enfrentamientos desde la mañana de hoy entre las facciones rebeldes y las fuerzas gubernamentales en las poblaciones de Basima, Ain al Fiya y Huseiniya, donde se encuentran los principales manantiales que abastecen a la capital de agua.

La ofensiva contra Uadi Barada comenzó hace 16 días y ha continuado a pesar de la tregua que está vigente en todo el país, pactada entre el Gobierno y los rebeldes, bajo el amparo de Rusia y Turquía.

El alto el fuego se está aplicando a todos los grupos armados opositores, excepto los considerados terroristas, como el yihadista Estado Islámico (EI) y el Frente de la Conquista del Levante (exfilial siria de Al Qaeda).

Debido a la ofensiva sobre Uadi Barada, el ELS dijo a principios de la semana que congelaba su participación en las conversaciones de Astaná, ya que el régimen busca "cambiar la situación sobre el terreno" respecto a los términos establecidos en el acuerdo.