20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 23 de marzo de 2017, 15:24

La ONU pide más ayuda para los 6 millones de afectados por la sequía de Somalia

Naciones Unidas, 23 mar (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU pidió hoy más ayuda para asistir a las 6,2 millones de personas que se enfrentan a una hambruna provocada por una intensa sequía en Somalia.

"Más de 6 millones de somalíes, la mitad de la población del país, necesitan asistencia. De ellas, 3 millones, la mayoría mujeres y niños, requieren de asistencia inmediata", afirmó hoy el representante especial del secretario general para Somalia y jefe de la Misión de la ONU en el país (UNSOM), Michael Keating.

Según Keating, la ayuda más urgente que necesita el país africano son fondos para financiar acciones inmediatas para salvar vidas, en concreto en respuesta a una epidemia de cólera que también afecta a Somalia y que se ha extendido ya por 11 de sus 18 regiones.

"Estamos estableciendo centros de tratamiento por todo el país, pero la enfermedad aun se está extendiendo. Necesitamos intensificar los tratamientos y las medidas preventivas de forma urgente antes de la época de lluvias, que sólo empeorará la situación", agregó Keating.

En total, la ONU busca recabar 825 millones de dólares para la asistencia que necesita Somalia, de los cuales han conseguido un 32 por ciento, según datos de la organización, que afirma que necesita más recursos antes del final de este mes.

De esta forma, Naciones Unidas trata de evitar que se repita la situación de emergencia humanitaria que se vivió en la nación del Cuerno Africano en 2011, cuando una fuerte sequía provocó otra hambruna, en la que se calcula que murieron unas 260.000 personas.

"Los actores humanitarios están incrementando su apoyo. Se está llegando a la gente con comida, con apoyo nutricional, con cuidados sanitarios y con acceso a agua potable, pero aún se necesita mucho más", aseveró.

Por su parte, el presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Farmaajo, elegido en febrero por la Asamblea Nacional del país, aseguró hoy en una videoconferencia desde Nairobi que la prioridad en estos momentos en su país es la necesidad de ayuda humanitaria debido a la escasez de alimentos.

"Nuestras mujeres y niños tiene que andar kilómetros y kilómetros sólo para buscar comida y agua", explicó Farmaajo en su intervención ante el consejo, en la que destacó la importancia a la vez de fortalecer la resistencia de las comunidades en Somalia para no tratar de "romper el ciclo de hambrunas".

"Solo así vamos a poder mitigar el daño que causan en África Oriental las sequías", apuntó el mandatario somalí, que destacó la necesidad de invertir en infraestructuras y telecomunicaciones, así como en el sector financiero.

El pasado martes, autoridades locales alertaron de que al menos veintiséis personas habían muerto de hambre en el sur de Somalia en 36 horas debido a la falta de alimentos provocada principalmente por la sequía.

Pese a la situación alimentaria de Somalia, los miembros del Consejo de Seguridad que intervinieron en la reunión se mostraron esperanzados con sus avances políticos debido a las elecciones y el traspaso de poder pacífico que se vivieron en febrero.

Esas elecciones, las segundas en más de dos décadas, "transcurrieron de forma pacífica y transparente (...) y Somalia se enfrenta a muchas dificultades, pero ahora por lo menos se les ha presentado una oportunidad política", aseveró Keating.

La comunidad internacional confía en que las próximas elecciones, previstas para 2020, sean las primeras plenamente democráticas en la historia de Somalia.