18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 5 de mayo de 2017, 13:23

La ONU nombra a un nuevo enviado especial para mediar en la crisis de Burundi

Naciones Unidas, 5 may (EFE).- La ONU anunció hoy el nombramiento del expresidente del Gobierno de transición de Burkina Faso, Michel Kafando, como nuevo enviado especial para Burundi, un puesto en el que tratará de mediar en la crisis que vive el país africano.

Kafando liderará y coordinará los esfuerzos políticos de Naciones Unidas para promover la paz y el desarrollo en Burundi y apoyará los intentos de diálogo político que impulsan los países de la región, indicó la organización en un comunicado.

Un diplomático con una larga experiencia, Kafando encabezó el Ejecutivo de transición de Burkina Faso entre noviembre de 2014 y diciembre de 2015, periodo en el que se restauró el orden democrático en el país tras un golpe de Estado.

Antes había sido ministro de Exteriores y, durante más de una década, representante permanente de su país ante Naciones Unidas.

Kafando reemplaza como enviado para Burundi al diplomático marroquí Yamal Benomar, que no ha logrado reconducir las tensas relaciones entre la ONU y el Gobierno.

Entre otras cosas, las autoridades han prohibido la entrada a investigadores de la organización para estudiar posibles crímenes y han rechazado el despliegue de 228 policías aprobado por el Consejo de Seguridad para estabilizar el país.

El país africano se encuentra sumido en el caos desde la oleada de protestas desatada en abril de 2015, cuando el presidente, Pierre Nkurunziza, anunció que se presentaría por tercera vez consecutiva a las elecciones, algo prohibido por la Constitución y que violaba los acuerdos que acabaron con una larga guerra civil en 2005.

Desde entonces, en el país africano han muerto centenares de personas y cerca de medio millón se han visto obligadas a dejar sus hogares, según datos de la ONU, que también ha alertado de un posible genocidio.