2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 20 de octubre de 2016, 07:22

La ONU insta a invertir en las niñas de 10 años para asegurar un mejor futuro

Londres, 20 oct (EFE).- El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) instó hoy a destinar más recursos para garantizar la salud y la educación de las niñas de 10 años, ya que ello redundará en un mundo más equitativo y rico económicamente.

El director ejecutivo, Babatunde Osotimehin, subrayó que "esta es la generación más olvidada y expuesta a riesgos", en la presentación en Londres del informe "Estado de la población mundial 2016", que se centra en ese grupo demográfico.

En algunas partes del mundo, señaló el nigeriano, las niñas de esta edad "gozan de posibilidades ilimitadas" y "empiezan a tomar decisiones que afectarán a su educación y, más tarde, a su vida laboral".

Pero en otros países, "una niña que atraviesa la pubertad empieza a ser vista como un objeto que puede ser comprado, vendido o intercambiado", señaló en una rueda de prensa.

"Impedir que una joven tenga una transición segura y sana de la adolescencia hacia una edad adulta autónoma y productiva es una violación de sus derechos humanos", manifestó este experto en sanidad pública.

El UNFPA pide apoyo a la comunidad internacional para asegurar que las jóvenes de 10 años en países en desarrollo puedan alcanzar su potencial, sin verse lastradas por matrimonios forzados, trabajo infantil o prácticas como la mutilación genital.

Esta franja de edad, en la que se inscriben 65 millones de niñas, un 60 % de ellas en Asia, se considera tanto de alto riesgo, por ser el preámbulo de la pubertad, como crítica para el futuro de las menores.

Esta agencia de la ONU, que tiene representación en todos los países, subraya que, a los 10 años, una niña "puede ser obligada a casarse, sacada de la escuela o se espera que empiece a tener hijos y viva una vida de servidumbre".

De un total de 125 millones de niños y niñas de 10 años en el mundo, ellas tienen menos probabilidades que ellos de acabar el colegio y más riesgo de padecer problemas de salud mental y física, afrontar matrimonios forzados, trabajo infantil, mutilación genital u otras prácticas que vulneran sus derechos humanos.

Las niñas están en especial situación de riesgo en países en conflicto, donde, junto con otras dificultades derivadas de su género, pueden enfrentarse a violaciones.

"El UNFPA trata de ofrecer protección a las mujeres en países como Siria o Nigeria, donde están amenazadas por (el grupo islamista) Boko Haram", explicó el director ejecutivo.

Osotimehin dijo que también se asiste a las refugiadas de esos conflictos, que a menudo dan a luz en campamentos y que afrontan la negativa de ciertos países receptores "a registrar a esos bebés para no darles la ciudadanía".

"Esto significa que estos recién nacidos no tienen estatus legal ni derechos", afirmó.

El responsable del UNFPA alertó de que, si no se toman medidas ahora para apoyar en particular a las niñas de 10 años en todos los aspectos, puede que no se cumplan los objetivos fijados en la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible de la ONU, que aprobaron los líderes mundiales en 2015.

Algunas de las medidas que podrían adoptarse son, por ejemplo, prohibir las prácticas dañinas, como las mutilaciones o matrimonios forzosos, y proveer ayudas económicas a las familias más pobres para sufragar la escolarización de sus hijas.

También se las puede formar en aspectos básicos de la vida y darles educación sexual ajustada a la edad, se detalla en el informe.

El UNFPA sostiene que la economía de los países en desarrollo podría beneficiarse de 21.000 millones de dólares adicionales si se invierte para que las niñas en esa edad clave completen su educación secundaria, pues esto les dará acceso a trabajos mejor pagados en el futuro.

"De la manera en que invertimos y apoyamos a las niñas de 10 años hoy, dependerá cómo será el mundo en 2030", afirmó el director ejecutivo.

Judith Mora