9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 7 de agosto de 2016, 14:30

La ONU da la bienvenida a la decisión Sudán del Sur para el despliegue de tropas regionales

Nueva York, 7 ago (EFE).- La ONU celebró la decisión de Sudán del Sur de permitir el despliegue de fuerzas regionales, señaló hoy el secretario general del organismo, Ban Ki-moon a la vez que reiteró su preocupación por los continuos enfrentamientos y la violación de derechos humanos en ese país.

El acuerdo para la llegada de nuevas tropas al país, donde ya están los cascos azules, se anunció el pasado viernes, en un giro a la oposición del Gobierno sursudanes y luego del más reciente enfrentamiento a principios de esta semana en la capital.

A su vez, Ban Ki-moon hizo un llamado a sus líderes a dejar de lado sus diferencias y demostrar su compromiso con la implementación del acuerdo de paz, firmado el año pasado, "que permanece como el único camino viable para poner fin a la crisis", con enfrentamientos entre tropas leales al presidente Salva Kiir y el líder de la oposición, y también vicepresidente, Riek Machar.

El conflicto entre ambos estalló en diciembre de 2013, cuando Kiir denunció un supuesto intento de golpe de Estado encabezado por su vicepresidente Machar.

El secretario general de la ONU también señaló en un comunicado de prensa que continúa "profundamente preocupado" por los continuos enfrentamientos e hizo un llamado a "poner fin de inmediato" a las hostilidades.

Asimismo, dijo estar "indignado" por los continuos reportes de "serias violaciones de los derechos humanos y abusos, incluida las violaciones de mujeres y niñas cometidas por soldados".

El Ejército de Sudán del Sur ha negado esta semana las acusaciones de la ONU, que denunció en un informe violaciones a mujeres, ejecuciones y saqueos perpetrados por las fuerzas gubernamentales durante la ola de violencia en Yuba en julio.

Reiteró su llamado a las partes a mantener su responsabilidad de proteger a los civiles y exigió que tomen pasos "de inmediato" para hacer que paguen los responsables de esos crímenes "tan despreciables".