7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 10 de noviembre de 2016, 16:14

La ONU alerta sobre la desnutrición y la obesidad, dos caras de una moneda en Paraguay

Asunción, 10 nov (EFE).- La relatora sobre derecho a la alimentación de Naciones Unidas, Hilal Elver, alertó hoy de las cifras de desnutrición y de sobrepeso y obesidad en Paraguay, dos consecuencias de la malnutrición, que la experta relacionó con la desigualdad económica en el país.

Elver, que visita Paraguay desde el pasado 4 de noviembre y se reunió con autoridades gubernamentales y de la sociedad civil, presentó hoy en una conferencia de prensa sus conclusiones preliminares sobre el cumplimiento del derecho a la alimentación en el país.

La relatora observó que la desnutrición afecta a un 10 % de la población de Paraguay, aproximadamente 700.000 personas, mientras que cerca del 10 % de los niños de hasta cinco años de edad sufre retraso del crecimiento como consecuencia de una alimentación deficiente.

Así, el 5,6 % de los niños en esta franja etaria se encuentran desnutridos, una cifra que no mejoró entre 2008 y 2014, a pesar de que el Producto Interno Bruto de Paraguay experimentó un crecimiento cercano al 5 % anual en los últimos años.

La cifra se multiplica en las poblaciones indígenas, donde el 41 % de los niños de estas edades padece desnutrición crónica, cuyos efectos pueden ser irreversibles.

Elver destacó que la franja de los cero a los cinco años es clave para facilitar el desarrollo físico e intelectual de los niños, que por su edad aún no acuden a la escuela, y no tienen acceso a los programas de alimentación escolar.

Expresó además que existen en Paraguay quejas acerca de los problemas en la distribución de la alimentación escolar en escuelas públicas de zonas rurales, así como acerca de la calidad de estos alimentos, que podrían ser insuficientes para los adolescentes de entre 12 y 15 años.

La relatora pidió al Estado que adopte medidas como los programas de compras públicas de alimentos a pequeños productores agrícolas, en lugar de las licitaciones a empresas privadas, para controlar la calidad de los alimentos destinados a escuelas.

Por otra parte, manifestó que, "mientras que Paraguay no ha visto un descenso significativo de las tasas de desnutrición, las tasas de sobrepeso han aumentado significativamente y afectan a más del 50 % de la población".

Aseguró que el aumento de las cifras de sobrepeso y obesidad está vinculado a la pobreza y la falta de acceso a comida nutritiva y de calidad, mientras que en la clase más pudiente estos problemas de salud no son tan significativos.

Elver explicó que en zonas de la periferia de las ciudades, como los Bañados de Asunción, la población de bajos recursos tiene acceso a la comida de los supermercados caracterizada por un contenido excesivo de azúcar, sal y carbohidratos, cuyo consumo a largo plazo provoca obesidad.

Asimismo destacó que el derecho a la alimentación no solo está basado en el acceso a alimentos, sino en que estos alimentos sean nutritivos y de calidad, y dijo que cada vez hay más personas exigiendo su derecho a tener información sobre qué están consumiendo.

En este sentido, opinó que sería positivo para Paraguay contar con una normativa para el etiquetado de los alimentos que contengan organismos genéticamente modificados, que representan "un gran interrogante en el mundo" acerca de los efectos de su consumo.

El informe completo con las conclusiones y recomendaciones de la relatora sobre derecho a alimentación se presentará en marzo de 2017 ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.