2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 3 de noviembre de 2016, 16:30

La OIM apunta a un "espacio Schengen suramericano" para conseguir libre tránsito

Asunción, 3 nov (EFE).- Las políticas migratorias en Suramérica tienen como referencia de futuro el espacio europeo de Schengen, un acuerdo que permite la libre circulación de personas y que podría ser factible en la región a largo plazo, dijo hoy a Efe el director regional de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), Diego Beltrand.

Beltrand participó hoy en Asunción de la 16 Conferencia Suramericana de Migraciones (CSM), que culminará el viernes y tiene como objetivo en esta ocasión debatir sobre el libre tránsito de personas en la región.

El representante regional de la OIM destacó que la visión hacia la que se enfocan las políticas migratorias suramericanas es la del espacio Schengen, y aseguró que "a largo plazo no es impensable" que pueda construirse un acuerdo similar en la región.

Recordó que, desde el año 2002, los países de la región se comprometieron en un acuerdo a otorgar la residencia a otros ciudadanos suramericanos, pese a las asimetrías en cuanto a desarrollo económico y flujos migratorios entre Estados.

"El acuerdo de residencia permite la libre movilidad de los ciudadanos. Cada país tiene su ritmo, pero todos aplican el mismo acuerdo. Algunos países, como Uruguay, avanzaron más y ya dan la residencia permanente a los migrantes suramericanos, mientras que otros asignan una residencia temporal con opción a que sea permanente", explicó.

Agregó que, a medio plazo, todos los países se comprometen para facilitar los requerimientos para el paso entre países, y armonizar los acuerdos fronterizos binacionales para que sean congruentes con el acuerdo de residencia a nivel regional.

Beltrand también precisó que, si bien los esfuerzos en política migratoria regional van cada vez más orientados a la facilitación del flujo migratorio, los Estados también buscan "fortalecer sus fronteras y sus mecanismos de detección de hechos ilícitos".

"Un asunto es la libre movilidad, facilitar a los migrantes el tránsito en espacios regulares, como aeropuertos y otros lugares por donde pasa mucha gente. Y otro tema es el narcotráfico y el control de la seguridad en algunas fronteras de difícil acceso, con poca presencia de los Estados, donde pueden detectarse delitos", dijo.

La 16 Conferencia Suramericana de Migraciones comenzó haciendo énfasis en la consecución del libre tránsito de personas en la región para mejorar la movilidad y la integración.

De la conferencia forman parte doce países de la región, y estarán presentes en esta ocasión representantes de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Venezuela, Ecuador, Colombia, Bolivia, Surinam y Guyana, así como autoridades migratorias y consulares de Paraguay, que ejerce como país anfitrión y ostenta la presidencia temporal de la CSM.