23 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 14 de marzo de 2017, 08:22

La OCDE prevé un crecimiento para España de 2,5 por ciento en 2017, pero alerta de la exclusión

Madrid, 14 mar (EFE).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) elevó dos décimas su previsión de crecimiento para la economía española en 2017, hasta el 2,5 % -la mismo que el Gobierno-, pero alerta de que ese avance está siendo excluyente.

En el informe "Estudios económicos de la OCDE: España 2017", el organismo augura para 2018 una expansión del PIB del 2,2 %, dos décimas por debajo del cálculo gubernamental y explica que la demanda interna va a seguir liderando la recuperación.

"Está previsto que el consumo privado mantenga su firmeza gracias a la continua mejora del empleo, a medida que las reformas aplicadas en años anteriores continúen dando sus frutos", dice la OCDE, que eleva una décima el avance del consumo privado en 2017, hasta el 2,2 %, aunque recorta en tres décimas el del consumo público, al 0,9 %.

Reconoce que España disfruta de una sólida recuperación gracias a las reformas estructurales implantadas en los últimos años, pero alerta de que la escasa productividad hace que ese crecimiento sea excluyente.

"La crisis ha dejado cicatrices que menoscaban el bienestar, siendo las más visibles unos niveles todavía muy elevados de desempleo, pobreza y desigualdad", dice la organización en su informe.

Respecto al empleo, mantiene que crecerá un 2,4 % este año, aunque rebaja en dos décimas la tasa de desempleo, hasta el 17,5 %, mientras que en 2018 la creación de puestos de trabajo aumentará el 1,9 % y la tasa de desempleo disminuirá al 16,1 %.

No obstante, advierte de que la elevada proporción de desempleados de larga duración y la falta de empleo de calidad dificulta un crecimiento más inclusivo que permita un aumento del nivel de vida de toda la ciudadanía.

El déficit público lo sitúa en el 3,4 % del PIB al cierre de 2017, lo que supondría un desvío de tres décimas respecto al objetivo comprometido con Bruselas, en tanto que para la deuda púbica augura un repunte de tres décimas, hasta el 99,6 % del PIB.

Tampoco cree que se cumpla el objetivo de déficit del 2,2 % para 2018, ya que prevé que se reduzca al 2,8 %.

La inflación también aumentará, según la OCDE, pero cree que las presiones serán moderadas debido a la persistencia de un alto desempleo, con lo que prevé una tasa media del 1,9 % para este año y del 1,8 % para el próximo.

Para mantener el ritmo de crecimiento actual e incrementar el nivel de vida, la organización propone continuar con las reformas que mejoren el potencial de crecimiento, sobre todo teniendo en cuenta que una deuda pública de entorno al 100 % del PIB y un déficit aún alto, hacen que el margen de expansión fiscal sea limitado.

Entre las reformas pendientes señala la liberalización del sector de los servicios profesionales -una reforma prevista por el Gobierno pero paralizada-, avanzar en la aplicación de la ley de unidad de mercado para poner coto a la fragmentación regulatoria y seguir fomentando el convenio colectivo de empresa sobre el sectorial.

También pide a España que revise los tipos reducidos de IVA, para eliminar los que benefician a la población con mayores ingresos, y que rebaje la cotización para empleados indefinidos con salarios bajos.