11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 20 de noviembre de 2016, 11:28

La normativa europea salvaría hasta 750 vidas en accidentes de tránsito en Chile

Santiago de Chile, 20 nov (EFE).- Hasta 750 vidas podrían salvarse en accidentes de tránsito en Chile en los próximos 14 años si se aplicara la normativa europea de seguridad en el país austral, según un informe elaborado por el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID) y Global NCAP.

Se trata del estudio "El Potencial de Seguridad de los vehículos para la prevención de muertes y heridos en Latinoamérica", difundido en el marco de la conmemoración, hoy domingo, del Día Mundial en Recuerdo de las víctimas de accidentes de Tránsito.

En Chile, este día, se pretende concienciar a la sociedad sobre la importancia de la seguridad y la prevención de los accidentes, que suponen una de las mayores causas de muerte de los jóvenes en el país austral.

"La normativa chilena debe ser homologada con la europea o estadounidense, de lo que no cabe duda es que el parque de autos chilenos se ha renovado enormemente", dijo a Efe el director del Club Europeo de Automovilistas (CEA) de Chile, Rafael Fernández-Chillón.

A su juicio, Chile tiene "un problema de siniestralidad importante con más de 1.600 fallecidos en accidentes y una tendencia creciente".

A su juicio, el principal problema es el exceso de velocidad, "y no hay prácticamente fiscalización de ese problema. Es el elemento en el que deberían centrase las administraciones chilenas", afirmó.

Según Javier León, gerente general de CEA, las cifras oficiales de muertes en Chile se computan hasta 24 horas después del accidente, pero a nivel internacional se determinan hasta los 30 días posteriores, "por lo que estaríamos hablando de unos 2.100 fallecidos por año en Chile a causa de los accidentes".

En Latinoamérica pierden la vida en accidentes cada año al menos 19 personas por cada 100.000 habitantes, una cifra bastante alta comparada con la de Estados Unidos (10) y Europa (5), según el estudio.

Además, las 40.000 muertes que podría haber en la región en los próximos 16 años, según el estudio, generarían unos costes de 64.000 millones de dólares, cifra que asciende a 79.000 millones si se consideran los 400.000 heridos que dejarán los accidentes.

Según Fernández-Chillón, Chile "es un país privilegiado al tener un parqué móvil más joven, con vehículos más modernos y seguros. También influye que las carreteras sean nuevas y más seguras".

Sin embargo, agrega, "habría que dar un paso más haciendo obligatorios más elementos de seguridad en los vehículos. También hay que tener en cuenta, a la hora de adquirir vehículos, que hay automóviles de origen asiático menos seguros que los fabricados en otros países".

En cuanto a la seguridad de los niños en los automóviles, según un informe de la Fundación Mapfre, Chile tiene una puntuación de 65 sobre 100, siendo superado por Uruguay (86) y Brasil (76), mientras que países europeos como España o Suecia tienen una valoración de 92 y 99 respectivamente.

"Chile tiene adecuadas normativas para los sistemas de retención infantil. Sin embargo, el costo de las sillas de buena calidad es extremadamente caro para el poder adquisitivo de las familias de ingresos medios o inferiores", según Francisco Fresard, ingeniero investigador de la División de Ingeniería de Transporte y Logística de la Universidad Católica.

En su opinión, "resulta difícil mejorar esta importante medida" porque el problema de la seguridad muchas veces está ligado con el nivel adquisitivo de las familias".

"Hay vehículos muy baratos que no son seguros en la protección de sus ocupantes, a pesar de disponer de elementos de seguridad pasiva. Las familias más pobres creen que adquirieron un buen vehículo, sin embargo, es muy doloroso cuando constatan la realidad", aseguró.

Para el experto, "Chile suscribió el compromiso ONU de bajar a la mitad las muertes en accidentes viales para el 2020, sin embargo, transcurrido más de la mitad del periodo, no solo no han bajado, sino que la cifra de fallecidos aumenta cada nuevo año. El principal problema es que no hay una política nacional, con metas y plazos".

Álvaro de Sande