9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 25 de julio de 2016, 11:43

La mujer sufre de manera desproporcionada el conflicto en Colombia, dice Riveros

La Habana, 25 jul (EFE).- La negociadora del Gobierno de Colombia en el proceso de paz con las FARC, María Paulina Riveros, afirmó en una entrevista con Efe que la creación de una subcomisión de género que vele por el enfoque igualitario de los acuerdos es clave ya que la mujer ha sufrido de "manera desproporcionada" el conflicto.

"La mujer y las personas con una identidad sexual diversa, no solo han sufrido de una manera específica y desproporcionada los efectos del conflicto, sino que además han desempeñado un papel muy importante en los intentos de construcción de paz", explicó.

Los equipos negociadores del Gobierno y las FARC presentaron ayer en La Habana, sede de los diálogos de paz, los resultados de los trabajos de esa subcomisión, creada en septiembre de 2014, que revisó los acuerdos logrados hasta la fecha, sobre reforma agraria, participación política y drogas, para incluir una perspectiva de género e igualitaria.

Además se añadió ese enfoque al posterior acuerdo sobre reparación de víctimas de septiembre de 2015, terreno en el que se ha demostrado que la mujer ha sido "especialmente vulnerable" en delitos como la violencia sexual, la trata de blancas o el desplazamiento forzado.

Entre 1985 y 2014, se contabilizaron hasta 2.474 casos de violaciones, la mitad de ellas cometidas por el Ejército y la Policía; y un informe de la Casa de la Mujer y Oxfam determina que, solo entre 2001 y 2009, 489.687 mujeres de 407 municipios afectados por la violencia fueron víctimas de violencia sexual, aunque un 82 % de ellas nunca denunció por miedo o falta de información.

A pesar de ello, Riveros destacó el papel crucial de las mujeres víctimas en la búsqueda de la paz y la reconciliación, ya que "tan pronto sufren cualquier acto victimizante, se despierta en ellas un gesto de solidaridad para tratar de evitar que otras mujeres padezcan lo mismo".

Riveros, que ocupó el cargo de directora de Derechos Humanos en Colombia hasta su incorporación a los diálogos de paz en noviembre de 2013, también indicó que al iniciar la revisión de textos en la subcomisión observaron que la mujer campesina, aunque juega un papel crucial en el desarrollo del mundo rural, "no tiene las mismas oportunidades o acceso a los medios para producción de la tierra".

"La propiedad de la tierra normalmente está en manos de hombres, de manera que las mujeres no figuran en escrituras (..) y eso hace que no se les otorguen créditos porque no tienen como respaldarlos o se les otorgar en condiciones más desfavorables", precisó.

En cuanto al acuerdo sobre participación política, que allana el terreno a la futuro tránsito a la vida civil de guerrilleros en condiciones de seguridad, Riveros señaló que "contar con una política incluyente también con las mujeres profundiza la democracia".

"Su rol tradicional en asuntos de carácter privado y no en los de carácter público ha impedido -aunque con muchos avances- el acceso de la mujer a los cargos de elección popular en igualdad de condiciones con los hombres. Se trata de establecer mecanismos que les permitan acceder a estos cargos sin necesidad de cuotas", aclara.

Tras casi cuatro años de conversaciones, la negociadora del equipo del presidente Juan Manuel Santos destacó que el proceso de paz se encuentra en su recta final y que en la mesa de negociación reina el "optimismo por todo lo avanzado, pero con las moderaciones que exige el punto en el que nos encontramos".

Para Riveros, este proceso de paz es "único en el mundo" porque ha otorgado una voz determinante a las víctimas y ha escuchado de manera concreta a las mujeres, al propiciar un "escenario específico para tratar los problemas de género".