7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 9 de agosto de 2016, 18:26

La Mona Lisa y Pelé desembarcan en Brasil en forma de Lego

Sao Paulo, 9 ago (EFE).- Lo que para unos es un juguete infantil, para el artista estadounidense Nathan Sawaya las piezas multicolores de Lego son la "materia prima" para construir, entre otros, réplicas de los clásicos de la cultura universal.

La muestra "The art of the brick", que se estrena el próximo 11 de agosto en Sao Paulo, llega por primera vez a Latinoamérica, después de pasar por Estados Unidos.

La exposición comienza con una réplica de la oficina de Sawaya, donde se exhiben algunos de los estudios realizados por el artista para analizar la proporcionalidad, el color y las texturas de las esculturas realizadas a partir del clásico juguete infantil.

"Yo escogí las piezas de Lego como mi medio de trabajo por dos razones, la primera de ellas porque me encanta la apariencia de sus líneas distintas", señaló a Efe Nathan Sawaya.

El pop arte, que influencia el trabajo de Sawaya, queda reflejado con un homenaje a Andy Warhol, cuyo rostro realizado con piezas de Lego, del tamaño de un poster, adorna la galería de los "retratos".

En la misma sala se erige un grandioso Pelé bidimensional, un "regalo especial" para los brasileños en medio de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, los primeros de Suramérica.

El David de Miguel Ángel, la Mona Lisa y el Pensador de Rodin, todos ellos construidos con estas piezas de plástico, también ocupan un lugar privilegiado en la exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 30 de octubre y después viajará a Río de Janeiro.

"En las exposiciones alrededor del mundo encuentro mi inspiración. Puedo visitar culturas diferentes, experimentar diferentes locales, con personas diferentes, de hecho cargo una pequeña libreta con bocetos", destacó Sawaya.

El artista también expresa los sentimientos humanos, como la rabia o la alegría, a través de unas máscaras de Lego situadas a lo largo de la muestra, como por ejemplo, en cada uno de los círculos del semáforo.

Sin perder la magia de la infancia, al lado de los grandes nombres del arte universal se levanta un gigantesco dinosaurio de 80.020 mil piezas, que constituye la última de las 80 obras disponibles para el público brasileño.

"Es mágico que cuando se ve mi arte con proximidad se percibe que está todo hecho con pequeños rectángulos de esquinas afiladas, pero cuando se toma distancia lo que se ve son los ángulos rectos y las esquinas afiladas se mezclan con las curvas", afirmó el artista.

Por Fabio Manzano