23 de marzo
Jueves
Mayormente nublado
21°
30°
Viernes
Parcialmente nublado
22°
32°
Sábado
Muy nublado
22°
32°
Domingo
Nublado
22°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 30 de junio de 2016, 15:21

La marca Antonio Miro vuelve al 080 muy Miró y con toda su esencia.

Barcelona, 30 jun (EFE).- La firma Antonio Miro, que tiene como director creativo a Albert Villagrasa, antiguo colaborador del diseñador catalán que en 2007 vendió su marca, ha vuelto a desfilar en el 080 seis años después de hacerlo por última vez, muy Miró y con toda su esencia.

Villagrasa ha presentado para Miro una colección colorista pero con las mismas líneas y el espíritu de su creador, después de que su nueva propietaria, Andrea Arquera, con el 70 % de la marca, trabajara para poner las bases de las nuevas licencias de la firma, según ha explicado a Efe.

En la colección se han trabajado las bases de Antonio Miró con un toque más joven y se han visto camisas con mangas de dos colores a partir del codo, con estampados parciales de grandes pinceladas, trajes de mini ojo de perdiz y pantalones de cintura baja con trabillas para mini cinturones.

Para mujer, pantalones y camisas de factura agradable y para cuando se va el sol, algunos toques nuevos como faldas de tul largas sobre pantalones pitillo, y chalecos cortitos con apliques de topos en relieve, agradable y comercial.

La firma madrileña de sastrería García Madrid, con tienda en Barcelona desde marzo, ha celebrado su décimo aniversario desfilando por primera vez en el 080 con una colección de líneas clásicas hecha con tejidos pensado para otros menesteres.

La rejilla de algodón que sirve para los forros de los trajes de baño de hombre ha saltado a sus chaquetas y americanas de verano; el canvas, que es lienzo lo que se pone en los bastidores para pintar al óleo, se ha convertido en tejido para americanas, y la glasilla de algodón ha dejado de ser una material para hacer las pruebas de los trajes.

García Madrid ha presentado 28 looks, correctos, entre los que había bermudas hechas con el primer patrón de esta prenda que hizo la marca, trajes confeccionados con los primeros patrones y hasta camisas con cuello bebé como los que llevaba su padre en el ajuar cuando se casó.

El diseñador, que no cree en el low cost, ha contado que hace ropa de calidad y de buenos acabados, pero sin hombreras ni forros para que se pueda combinar con lo que ya se tiene en casa.

El día ha empezado con el diseñador de Igualada (Barcelona) Xavi Grados, que ha enseñado una colección de punto, más lograda en hombre que en mujer, en la que han brillado las mallas de punto de canalé para ellos, combinadas con jerseys muy ligeros de rejilla.

Pau Esteve ha desfilado después con una puesta en escena peculiar, ya que ha arrancado con actores entrando a la pasarela vestidos por otros diseñadores, antes de arrancar con sus propuestas, en las que ha reinado el negro y los tonos oscuros, y en las que se han visto pantalones de hombre con grandes calados en los laterales para poder lucir la ropa interior.

Torras también ha tenido su espacio y ha presentado una colección de piel muy juvenil y de buena factura en la que han destacado las pieles metalizadas.

Oscar Leon ha hecho de la muerte de un ser querido, el luto y el alivio de después, el hilo conductor de una colección de mujer que ha empezado en negro, ha seguido con blancos y gris y ha terminado en rojo.

Muchos vestidos cómodos, chaquetas con costuras en cremalleras, pantalones con peto camisero y espalda al aire, y camiseros austeros pero muy femeninos.

En la firma Naulover, Carme Noguera, su directora creativa, ha mostrado siluetas limpias con piezas de patrones geométricos simples, y más color, logrando propuestas más frescas que en ediciones anteriores.

También han desfilado faldas y chaquetas de punto agradables, bien hechas y de colores suaves para mujeres más clásicas, pero sin el toque antiguo que a otras firmas de punto les cuesta superar.

El cierre del día lo ha echado Brain & Beast, de Ángel Vilda, con propuestas y conjuntos de prendas que combinan emoción y razón, con fuerte influencia de la cultura contemporánea, sin olvidar grandes dosis de sofisticación y sentido del humor.

Déborah Hap