20 de septiembre
Miércoles
Mayormente despejado
23°
35°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
18°
29°
Sábado
Nublado
17°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 17 de marzo de 2017, 12:30

La mafia que adulteraba carne en Brasil pagaba al partido de Temer

Brasilia, 17 mar (EFE).- Una mafia que sobornaba fiscales para facilitar la venta de carne vencida y adulterada también le pagaba coimas al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente Michel Temer, según afirmó hoy la Policía Federal.

"La investigación deja bien claro que una parte del dinero de las coimas era revertido para partidos políticos", entre los que estaban el PMDB y el Partido Progresista (PP), también de la base que apoya al Gobierno de Temer, declaró el comisario Mauricio Moscardi.

La banda fue desbaratada en una operación realizada hoy y, según la Policía Federal, entre sus miembros había fiscales sanitarios que eran sobornados por empresarios para flexibilizar la fiscalización, alterar fechas de vencimiento o adulterar carnes con agentes químicos, tanto para el consumo interno como para la exportación.

El comisario no identificó a los políticos que pudieran estar involucrados en esa red corrupta, que fue descubierta gracias a un fiscal que se negó a aceptar las irregularidades y denunció el caso a las autoridades.

En el marco de la investigación, la Policía Federal realizó una serie de interceptaciones telefónicas autorizadas por la Justicia y en una de ellas se identificó al actual ministro de Justicia, Osmar Serraglio, conversando con algunos de los miembros de la banda.

Sin embargo, Moscardi aseguró que en esa conversación "no había nada" que pudiera implicar al ministro, de quien garantizó que "no figura entre los investigados".

En la operación realizada hoy participaron 1.100 agentes de la Policía Federal desplegados en 7 de los 27 estados brasileños, que detuvieron a decenas de sospechosos, entre los que están ejecutivos de empresas como las multinacionales BRF y JBS, que figuran entre las mayores exportadoras mundiales de carnes.

Las irregularidades incluían autorizaciones para vender carne impropia para el consumo que era adulterada con productos químicos, productos con exceso de agua o almacenados en condiciones inadecuadas en los frigoríficos o el empaque en nuevas embalajes de productos cuyo plazo de validad había vencido.