24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 23 de junio de 2017, 01:00

La lógica de la buena noticia

Nos quejamos con razón de que los noticieros en la prensa, radio y tevé abundan sobre todo en malas noticias. Sobre esto he recibido de Xabier Riezu un resumen de las palabras de Francisco en el Día de las Comunicaciones Sociales del 2017.

Francisco ha puesto el acento en los contenidos de la información que manejamos, en la lógica negativa que siguen esos contenidos, empañados en destacar siempre las “malas noticias”.

No es que para Francisco se haya que ignorar el sufrimiento o caer en un optimismo ingenuo. Su voz profética se ha escuchado con fuerza ante las injusticias. A lo que el Papa se refiere es a “la lógica según la cual para que una noticia sea buena ha de causar impacto, y donde fácilmente se hace espectáculo del drama del dolor y del misterio del mal”. Y esto genera frustración, desesperación entre la ciudadanía.

“Frente a ello, Francisco pregona la búsqueda de ‘un estilo comunicativo abierto y creativo, que no dé todo el protagonismo al mal, sino que trate de mostrar las posibles soluciones, favoreciendo una actitud activa y responsable en las personas a las cuales va dirigida la noticia’. Es la lógica de la ‘buena noticia’”.

“El mensaje del Papa es una fuerte apelación a la función social de la comunicación y una advertencia sobre la responsabilidad en la que incurren los medios de comunicación y todas aquellas personas influyentes en el mundo de la comunicación”.

“Comunicar no puede ser solo un negocio ni una manera de conseguir popularidad. Es obligación de todos llevar a cabo “una comunicación constructiva” que “fomente una cultura del encuentro que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza”.

Insisto en este artículo por la obligación que todos tenemos de incentivar la “lógica de la buena noticia”.

Ante todo, las empresas. Por supuesto, los periodistas. Pero también el público de los MCS.