1 de octubre
Sábado
Parcialmente nublado
19°
32°
Domingo
Poco nublado con tormentas
17°
32°
Lunes
Chubascos
16°
24°
Martes
Mayormente despejado
17°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 12 de septiembre de 2016, 23:41

La junta de Tailandia aprueba dejar de juzgar civiles en tribunales militares

Bangkok, 13 sep (EFE).- La junta militar de Tailandia aprobó poner fin al uso de tribunales militares para juzgar a civiles, cuyo uso contra centenares de opositores ha sido criticado por organizaciones de defensa de los derechos humanos.

El jefe de la junta y primer ministro, Prayut Chan-ocha, dio la orden que fue publicada anoche en la Gaceta Real, lo que supone su inmediata aplicación pero sin incluir los casos actualmente abiertos.

El uso de estos tribunales castrenses fue una de las primeras medidas aprobadas por la junta justo después de tomar el poder en un golpe de Estado en mayo de 2014.

El gobierno golpista derivó a esta instancia todos los casos considerados como una amenaza a la seguridad nacional, incluidas las ofensas a la monarquía, la desobediencia de sus órdenes o posesión ilegal de armas.

Desde la asonada, al menos 1.811 civiles han sido procesados en tribunales militares, según Abogados de Tailandia para los Derechos Humanos, que denuncia la falta de garantías legales en estas cortes, incluida la negativa al derecho de apelación o de la libertad bajo fianza.

La junta justificó la decisión de devolver todos los casos de civiles a la justicia ordinaria por la mejora de la situación, tras la aprobación en agosto en referéndum de una nueva Constitución que consolida la hegemonía militar en la política del país.

"En los últimos dos años la paz y el orden han sido restablecidos gradualmente, con una buena cooperación de la gente para hacer avanzar el país hacia un desarrollo sostenible, la reforma y una reconciliación justa", indicó la orden.

La junta consideró "apropiado" relajar las medidas ante la próxima promulgación de la Constitución, lo que calificó "en línea con el estado de derecho y los principios de los derechos humanos".

La decisión, que mantiene la capacidad del Ejército para realizar funciones policiales -incluida la detención de sospechosos hasta siete días en cuarteles- fue calificada como un "paso limitado" por Human Rights Watch (HRW).

La organización denunció que con la medida la junta militar solo persigue desviar las críticas del Consejo para los Derechos Humanos de la ONU, que se reúne a partir de hoy en Ginebra, y recordó que Tailandia seguirá bajo un "gobierno militar represivo".

El director de HRW para Asia, Brad Adams, instó al jefe de la junta a demostrar su sinceridad con el fin del uso de tribunales militares con la suspensión de todos los casos en curso o su transferencia a tribunales civiles.

"Esto sería un paso largamente reclamado y significativo hacia el fin de la represión, el respeto a derechos básicos y el retorno del país a un gobierno civil y democrático", dijo Adams, en un comunicado.