10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 17 de noviembre de 2016, 01:23

La inversión extranjera en China crece un 4,2 % hasta octubre

Pekín, 17 nov (EFE).- La inversión extranjera en China subió un 4,2 % en el acumulado de enero a octubre, con respecto al mismo periodo del año anterior, y ascendió a 666.300 millones de yuanes (96.990 millones de dólares, 90.500 millones de euros), según datos oficiales publicados hoy.

El ritmo de crecimiento de la inversión foránea en la segunda mayor economía mundial se mantuvo en octubre sin cambios frente al registrado en el agregado de enero a septiembre, informó el Ministerio de Comercio chino citado por la agencia oficial Xinhua.

El valor de las inversiones extranjeras aumentó contabilizado en yuanes, pero, si se utiliza el dólar estadounidense como referencia, bajó un 6,5 % interanual, debido a la devaluación que ha experimentado la moneda china frente al "billete verde" en el último año.

El director de la división de inversión extranjera del Ministerio de Comercio, Tang Wenhong, destacó la gran atracción inversora que despertaron los servicios.

La llegada de capitales al sector terciario se incrementó en un 9,1 % interanual en los diez primeros meses del año, hasta los 471.000 millones de yuanes (68.570 millones de dólares, 63.980 millones de euros), y representó el 70,7 % del total.

En los servicios de alta tecnología, la inversión extranjera casi se dobló -subió un 90,2 % interanual- hasta octubre y ascendió a 79.180 millones de yuanes (11.620 millones de dólares, 10.770 millones de euros).

Las empresas estadounidenses invirtieron en China un 79,8 % más entre enero y octubre que en el mismo lapso de 2015 y las procedentes de la Unión Europea, un 41,5 % más.

China ha adoptado en los últimos meses varias medidas para captar una mayor inversión extranjera, como la apertura de siete nuevas zonas de libre comercio, aunque las compañías foráneas suelen criticar la falta de apertura y las restricciones que impone Pekín a la llegada de capitales de fuera del país.