7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 30 de septiembre de 2016, 10:57

La Iglesia Universal hace alarde de fuerza en los comicios municipales de Brasil

Sao Paulo, 30 sep (EFE).- La poderosa congregación evangélica Iglesia Universal ha hecho un nuevo alarde de fuerza en Brasil en la campaña de las elecciones municipales del próximo 2 de octubre, en las que su formación, el Partido Republicano Brasileño (PRB), sobresale en Sao Paulo y Río de Janeiro.

Considerado como el "brazo político" de la Iglesia Universal, el PRB, fundado en 2005, ha vuelto a poner en escena el peso de los evangélicos en Brasil y domina las encuestas de intención de voto en las mayores metrópolis de Brasil.

En Sao Paulo, la joya de la corona de las municipales, uno de los candidatos con más fuerza es Celso Russomanno, un presentador de televisión y político que profesa la religión católica, a pesar de que sigue las directrices de un partido dominado por evangélicos.

Russomanno aparece en segundo lugar, técnicamente empatado con Joao Doria, candidato del Partido de la Social de la Democracia Brasileña (PSDB), y la exalcaldesa Marta Suplicy, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Su par en Río de Janeiro es Marcelo Crivella, un senador, ingeniero, cantante de gospel, obispo brasileño y sobrino de Edir Macedo, uno de los hombres más ricos de Brasil y fundador de la polémica e influyente Iglesia Universal del Reino de Dios.

La iglesia importó el modelo estadounidense del "telepastor", montó su propia red de televisión (TV Record, la segunda mayor del país) y lanzó a políticos por todo Brasil, entre ellos Crivella, lo que les ha permitido extender sus tentáculos en un territorio de más de 200 millones de habitantes.

Crivella, de 58 años, lidera las encuestas en Río, pero cuenta con un gran índice de rechazo por parte de los cariocas, lo que lo ha llevado a pedir una licencia de la iglesia y omitir todo tipo de referencia a ella en la propaganda electoral.

"La Universal no va a participar en mi Gobierno", afirmó recientemente en una entrevista al diario O Globo.

El político trabaja para "deconstruir" la imagen de candidato de la Iglesia Universal, ha mantenido contacto con personas de la comunidad homosexual, rechazada generalmente por los evangélicos, e incluso se ha aproximado a otras religiones, como el candomblé y el catolicismo.

Crivella ha recibido el apoyo de varios "padres santos", como se llaman a los líderes religiosos de las doctrinas de raíces africanas, de los estados de Acre, Maranhao y Río de Janeiro, lo que ha sido criticado por trece entidades que defienden y estudian este tipo de religiones.

"Cuando un padre santo se junta con fundamentalistas encendemos la señal de alerta. Las creencias del obispo (Crivella) y la forma en la que la Universal se comporta va en contramano de las religiones de matriz africana", señala Marcos Rezende, coordinador del Colectivo de Entidades Negras, que encabeza la lista de instituciones que firman el comunicado.

El partido repartió folletos con imágenes de Crivella junto al arzobispo de Río, Ormai Tempesta, lo que provocó la indignación de la Iglesia católica, que ha reiterado que no apoya a ningún candidato.

Mientras Crivella trabaja para desligar su imagen de la Iglesia Universal, el candidato del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), Pedro Paulo Carvalho, ha asistido a varios cultos evangélicos desde que comenzó la campaña para granjear el respaldo de un sector que cada vez ocupa más espacio en Brasil.

Los evangélicos representan el 22 % de la población, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) -unas 42,2 millones de personas-, pero ese porcentaje todavía es mayor en Río de Janeiro, donde llega a casi el 30 %.

Guiados por el peso de esta religión, 2.759 candidatos a concejales y alcaldes en todo Brasil utilizan la referencia de "pastor" en la campañas electoral para las municipales, lo que supone un aumento del 25 % respecto a los comicios de 2012, según los datos de Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Los evangélicos han aumentado más de un 60 % entre 2002 y 2012, pero los católicos continúan siendo mayoría en el país, con el 64,6 % de la población.

El dato explica por qué 2.186 candidatos se han registrado como "hermano" y "hermana" en las elecciones, mientras que 150 han optado por utilizar el término "padre" antes del nombre de pila.

Alba Santandreu