3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
martes 16 de agosto de 2016, 01:00

La Iglesia pide combatir narcotráfico y narcopolítica

Miles de fieles participaron ayer en la procesión náutica y terrestre de la sagrada imagen de la Virgen de Nuestra Señora de la Asunción. La ceremonia religiosa central se realizó en la Catedral Metropolitana.

Como uno de los males más graves en la actualidad, de cara al futuro, definió ayer el arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, al narcotráfico y a la narcopolítica, instando al pueblo a ser unido y participativo para erradicarlos de la vida nacional.

Fue durante la ceremonia realizada en la Catedral Metropolitana en honor a la Virgen de Nuestra Señora de la Asunción, hasta donde llegó la sagrada imagen tras la procesión náutica que partió de la Armada, en Sajonia, hasta el puerto capitalino, desde donde recorrió por las calles céntricas hasta el citado templo.

Gran cantidad de fieles acompañaron a la santa patrona, en medio de estruendosos petardos y entonaciones de piezas folclóricas, a cargo de la banda de la Armada.

El prelado sostuvo en su alocución que "el narcotráfico y la narcopolítica corrompen el orden social y cultural de la sociedad paraguaya. Alentamos a las autoridades nacionales a luchar contra los delitos transnacionales, aun bajo riesgo de tener que enfrentar conflictos de difícil resolución".

"Un Estado paralelo, basado en delitos protegidos por el crimen organizado, debe ser repudiado por todos, por la Iglesia y por toda persona de bien", insistió.

Sostuvo además que otro mal que debe ser extirpado de nuestra sociedad es el de la reforma agraria, señalando que el mismo parece no interesar a la esfera política y económica, pero que forma parte de un constante reclamo de la sociedad, en especial de indígenas, de campesinos y de las familias pobres, los principales afectados.

Se preguntó si hace falta voluntad para combatir con éxito el drama de personas secuestradas y prisioneras, que son un triste documento ante las naciones y ante la historia.

Finalmente, Valenzuela pidió orar por la revisión de los tratados de las hidroeléctricas y sus anexos, por una urgente necesidad de investigar el gran recurso del agua para valorarla como nuestra principal riqueza y por su uso adecuado, por la reforma del Poder Judicial y la reforma tributaria, entre otros puntos.