21 de agosto
Lunes
Mayormente despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
lunes 1 de mayo de 2017, 09:51

La historia de supervivencia de una limpiadora fascina a miles de chinos

La historia de Fan Yusu, una limpiadora china que decidió escribir su biografía y publicarla en una página web, fascina a miles de chinos que han descargado y leído el texto y la han convertido en la escritora más buscada del país.
EFE

Numerosos medios de comunicación locales publican este lunes la historia de Fan, de 44 años, quien decidió relatar sus experiencias de vida en un ensayo autobiográfico, "Soy Fan Yusu", que publicó en una red social literaria hace una semana.

En 24 horas el texto se compartió más de 100.000 veces y recibió más de 20.000 comentarios. Fan se convirtió en el escritor más buscado de China y a su casa, ubicada en una zona marginal de Pekín, han ido decenas de curiosos y periodistas hasta el punto de que la mujer decidió marcharse ante tanta expectación.

En el ensayo de 7.000 palabras relata sus experiencias en las últimas tres décadas y cuenta cómo ha sido la vida de una mujer rural en el enorme cambio social y económico que vive China.

Nacida en una aldea en la provincia central de Hubei, Fan tuvo que dejar la escuela a los 12 años y a los 20 decidió ir a trabajar como ayudante doméstica a Pekín, donde vivió en una habitación alquilada de ocho metros cuadrados sin agua corriente y luchó para criar a dos hijas como madre divorciada.

Su historia plantea problemas polémicos como la creciente brecha entre ricos y pobres, la división urbano-rural o la toma violenta de tierras agrícolas por parte del Gobierno y en aras del desarrollo.

En Pekín, Fan conoció a un hombre, se casó con él y tuvo dos hijas, pero su marido se emborrachaba y la golpeaba, por lo que regresó a su aldea.

Sin embargo, sus hermanos no le permitieron volver porque "una hija casada ya no es miembro de la familia de sus padres" por lo que tuvo que regresar a Pekín con sus dos hijas.

A pesar de las dificultades que ha encontrado, cuenta esta mujer, trata de transmitir "amor y dignidad" a los desfavorecidos.

"En las calles de Pekín, abrazo a cada minusválido o discapacitado, abrazo a todas las personas con enfermedades mentales, paso el amor que recibí de mi madre y recompenso su amor con mi amor a los demás", escribe.