28 de septiembre
Miércoles
Calor
17°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
18°
35°
Viernes
Nublado
17°
31°
Sábado
Parcialmente nublado con chubascos
19°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 7 de septiembre de 2016, 14:08

La historia del "incontenible" humor gráfico argentino llega a la Casa de América

Madrid, 7 sep (EFE).- El humor gráfico argentino tiene un presente y futuro "incontenible", pero además procede de un gran pasado que hunde sus raíces a finales del XIX, un recorrido de más de un siglo de dibujos y viñetas que forman una exposición inaugurada hoy en la madrileña Casa de América.

El pequeño Matías, el personaje más conocido del dibujante Sendra, da la bienvenida y también despide al visitante que recorre la muestra de "Humor gráfico argentino", que hoy abre sus puertas hasta el siete de octubre.

Más de 130 años de historia condensados en 56 obras procedentes del Museo del Humor de Buenos Aires, lo que ha obligado a "hacer elecciones muy dolorosas", señaló a Efe el comisario de la muestra, Pablo Fieldman, pues serían necesarias 200 o 250.

Fontanarrosa, Faruk, Qino, Hermenegildo Sabat, Sendra, Maitena, Mordillo, Oski son solo algunos de los nombres que firman las viñetas, tiras y dibujos, junto a nombres como José María Cao, Manuel Mayol o Henrry Stein que fueron los pioneros en este arte en Argentina, pero menos conocidos por el gran público.

El objetivo es "difundir aspectos del humor argentino que son realmente desconocidos, dar a conocer las publicaciones fundacionales del humor y que hacen referencia a aspectos muy interesantes como la inmigración de artistas italianos y españoles" al país, agregó.

El humor gráfico argentino se remonta a las últimas década del siglo XIX y en las paredes de Casa de América se puede ver en lugar destacado una tira de humor fechada en 1880 sacada de una de las primeras revistas del género "El Mosquito", a la que a comienzos del XX se le unieron otras como "Caras y Caretas" o "Don Quijote".

Eran publicaciones que "han sobrevivido al paso del tiempo, han hecho escuela y determinado que el humor gráfico argentino sea muy potente", aseguró Fieldman mientras llamaba la atención sobre el carácter satírico e irónico de dos portadas de "Caras y Caretas" de 1900 y 1903.

Y es que una de sus características era la crítica política, "desnudar la realidad que habría detrás de los políticos", aunque con el paso de las décadas fueron incorporando "una visión más amplia" de lo que pasaba en la sociedad.

Así, se llega hasta una tira cómica de Goyo Sarrasqueta, el primer personaje de historieta en el humor gráfico argentino, obra de Manuel Redondo y que narra las peripecias de un inmigrante español recién llegado a Argentina.

De igual manera, al recorrer la muestra se aprecian los cambios de estilo en los trazos de las viñetas. Así, el historietista Darío Adanti, argentino asentado en España, señala como las vanguardias artísticas de las diferentes épocas fueron dejando su impronta en los dibujos.

Para el gran público, especialmente fuera de Argentina, dibujantes como Quino -de quien la muestra incluye una viñeta- y su personaje Mafalda son un referente indispensable.

Pero esta muestra quiere también dar espacio a otros tantos dibujantes y publicaciones tan importantes como "Tía Vicenta", "Torino", "Hortensia", "Humor", esta última surgida durante la dictadura militar y que con "Satiricón" se convirtieron en "trincheras del pensamiento", aseguró.

En Argentina cada persona tiene sus personajes preferidos de las historietas, sobre todo aquellos que crecieron en los años sesenta y setenta y lo hicieron con publicaciones como la infantil "Billiken", cuando se convirtieron en "auténticos fenómenos de masas", aseguró Fieldman, quien de niño la semana "tenía varios domingos, que eran los días en que aparecían sus revistas favoritas".

Tanto el comisario como Adanti destacaron la gran calidad de los humoristas gráficos argentinos, entre los que citan a Fontanarrosa -quien fuera guionista de Les Luthiers-, pues "para llegar a la síntesis de un chiste hay que pasar por un pensamiento muy complejo para poder expresarlo luego casi como haiku japonés, en cuatro palabras", señaló Adanti.

Hoy en día, el estado del humor gráfico argentino es, según el comisario de la muestra, "incontenible, tiene mucha expansión, una gran potencia, pero lo que necesita es más difusión".