8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 30 de noviembre de 2016, 23:40

La "Generación del crack" murió con Ignacio Padilla, afirma el mexicano Volpi

Guadalajara (México), 30 nov (EFE).- La "Generación del crack" mexicano terminó con la muerte del narrador Ignacio Padilla, afirmó hoy el escritor Jorge Volpi durante un homenaje póstumo en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, que se desarrolla en esta ciudad del occidente de México.

Tras su muerte en un accidente automovilístico en agosto pasado, la figura y la obra de Padilla (1968-2016), quien perteneció al movimiento literario conocido como "Generación del crack", fueron recordadas en un sencillo acto que reunió a sus amigos, familiares y lectores.

Volpi recordó que hace un año acordó con Padilla y los otros miembros de este grupo literario, que buscó romper con el "post-boom" de la literatura latinoamericana, reunirse en Guadalajara para hacer un "post-manifiesto del crack".

"Ya no pudimos hacerlo. En vez de estar leyendo el manifiesto estamos aquí recordando a Nacho (Padilla) y dándonos cuenta de que, con su muerte, el crack ahora sí termina", dijo Volpi, quien compartió con Padilla 32 años de amistad.

Afirmó que coincidía con Padilla en el interés por la "literatura de pérdidas", pese a no haber éste perdido a un ser querido como Volpi perdió a su padre. Su último curso académico en la Universidad Iberoamericana antes de su fallecimiento fue "precisamente" sobre este tipo de libros.

Rosa Beltrán, escritora y compañera de Padilla en la Academia Mexicana de la Lengua, lo recordó como uno de los miembros más jóvenes de ese instituto y "uno de los más participativos".

"Se había vuelto un gran cervantista. Lo obsesionaba (Miguel de) Cervantes, en particular el Quijote pero no solo (esa obra)", y acababa de publicar "Cervantes y compañía" (2016), dijo Beltrán.

Sus amigos recordaron al autor de "Las antípodas y el siglo" (2001) y "Amphitryon", ganadora del Premio Primavera de Novela en el 2000, como "un ser humano igual de complejo que su generosidad", como expresó el ensayista Pablo Raphel.

"Sus lectores estamos destinados a leerlo una y otra vez; esa es su herencia", dijo.

Su amigo y también miembro de la "Generación del crack" Pedro Ángel Palou propuso que el Encuentro Internacional de Cuentistas, que se desarrolla en el marco de la FIL, lleve el nombre de Padilla como un reconocimiento a lo que hizo por este género.

El homenaje no terminó con los discursos de sus amigos, sino que continuó entre las butacas del auditorio 5 de la FIL, donde sus colegas y compañeros se abrazaron como si se tratase de un funeral, hablaron de su vida y de su relación con él y con su obra.