29 de junio
Jueves
Mayormente nublado
17°
27°
Viernes
Nublado
15°
23°
Sábado
Muy nublado
14°
23°
Domingo
Mayormente despejado
13°
24°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 15 de marzo de 2017, 14:07

La filtración de pagos de 2005 añade presión a Trump para que publique sus impuestos

Washington, 15 mar (EFE).- La divulgación parcial de los impuestos que pagó en 2005 el ahora presidente de EE.UU., Donald Trump, a raíz de una filtración a la prensa añade presión para que publique la totalidad de sus declaraciones fiscales, algo que se negó a hacer en la campaña electoral y ya dentro de la Casa Blanca.

El periodista David Cay Johnston obtuvo parte de la declaración de impuestos de 2005 del magnate y la divulgó este martes en un programa de la cadena MSNBC, de tendencia progresista.

Cuando MSNBC informó de que iba a dar a conocer los documentos conseguidos por Johnston, la Casa Blanca se adelantó y reveló que Trump pagó 38 millones de dólares en impuestos sobre unos ingresos superiores a los 150 millones en su declaración fiscal del año 2005, lo que equivale a una tasa del 25 %.

"¿Alguien cree realmente que un periodista, del que nadie había oído hablar nunca, 'fue a su buzón de correo' y encontró mis declaraciones de impuestos?", cuestionó hoy Trump en su cuenta personal de Twitter.

A continuación, acusó de publicar noticias falsas a la cadena NBC, a la que pertenece el canal MSNBC.

Johnston, un periodista de investigación ganador en 2001 de un Pulitzer y que dirige una página web llamada DCReport.org, contestó casi de inmediato a Trump también en Twitter y subrayó que la propia Casa Blanca "confirmó" los datos de la declaración filtrada.

En su comunicado, además de confirmar las cifras filtradas, la Casa Blanca defendió el martes que, antes de ser presidente, Trump "fue uno de los empresarios más exitosos del mundo" que trató de "no pagar más impuestos que los legalmente requeridos".

La Casa Blanca recordó también que en 2005 la construcción, el principal negocio de Trump, sufrió una "depreciación a gran escala" y justificó de este modo que la tasa impositiva del magnate fuese del 25 %, inferior a la correspondiente por sus ingresos.

Trump rompió durante la pasada campaña electoral la tradición, cumplida por todos los candidatos a la Casa Blanca en las últimas cuatro décadas, de publicar las declaraciones de impuestos como muestra de transparencia hacia los votantes.

El entonces candidato republicano fue posponiendo la publicación de sus declaraciones con la excusa de que le estaban auditando y finalmente nunca las divulgó.

Dos días después de la llegada de Trump a la Casa Blanca el pasado 20 de enero, la consejera presidencial Kellyanne Conway remarcó que el mandatario no iba a dar a conocer sus declaraciones impositivas porque, a su juicio, durante la campaña quedó claro que a los ciudadanos no les importa ese tema.

Conway respondió así a una petición en la página web de la Casa Blanca para exigir a Trump la publicación de sus impuestos que había superado entonces las 100.000 firmas, el umbral necesario para que el Gobierno tenga que pronunciarse.

No obstante, Conway quiso aclarar sus comentarios después y, a través de Twitter, dio a entender que Trump difundirá su información fiscal cuando concluya la auditoría en marcha.

Por otro lado, Johnston ha denunciado que, a raíz de la publicación de la declaración de 2005 que obtuvo, seguidores del presidente han hostigado a su esposa y a uno de sus hijos, y ha pedido al mandatario tener "un debate abierto, no amenazas".

Según Johnston, la copia de la declaración le llegó a su buzón de correo de forma anónima y la posibilidad de que haya sido el propio Trump o alguien de su equipo el responsable de la filtración en beneficio de sus propios intereses se comenta hoy en círculos políticos y periodísticos.

En declaraciones a la cadena ABC, Johnston subrayó hoy que los documentos que recibió no muestran las fuentes de ingresos de Trump ni con quién hacía negocios el magnate en esa época.

"No creo que él (Trump) quiera que tengamos conocimiento de todas las personas con las que ha hecho negocios, tanto aquellas con las que está en deuda como de las que recibe ingresos", comentó el periodista.

Semanas antes de las elecciones, el diario The New York Times publicó una declaración fiscal de 1995 de Trump y reveló que es posible que el ahora presidente eludiera el pago de impuestos federales durante dos décadas tras presentar 916 millones de dólares en pérdidas.

En esa ocasión, una reportera del New York Times también recibió en su correo de forma anónima una copia de la declaración, enviada desde una dirección de la Torre Trump de Manhattan, propiedad del magnate y donde vivía y trabajaba durante la campaña electoral.