2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
miércoles 10 de agosto de 2016, 01:00

La fiesta no fue completa

Sportivo Luqueño desperdició innumerable cantidad de ocasiones y al final igualó, sin goles, en la Copa Sudamericana, frente a un Peñarol que vino a querer llevarse la victoria. La fiesta vivida en Luque no pudo coronarse con la alegría de la victoria.

Peñarol inició mucho mejor el compromiso, con mucha velocidad y ambición. Luqueño, cuando comenzó a equilibrar las acciones y apareció la jerarquía de Vladimir Marín, inquietó a los carboneros.

El espectáculo se puso lindo, porque los protagonistas se esmeraron y llevaron peligro cerca de las áreas.

El Auriazul movió mejor el esférico, pero tuvo muchos inconvenientes como para llegar con mayor claridad hasta el área del adversario.

El Aurinegro no pudo mantener el ritmo acelerado con el que comenzó. Luqueño se dio cuenta de la situación y aprovechó su momento. Y Marín en tres ocasiones estuvo muy cerca de anotar su gol olímpico. También tuvo su oportunidad Enso Villamayor, quien desde la entrada del área envió un potente remate, mas se encontró con Gastón Guruceaga, portero de Peñarol, muy bien ubicado y concentrado para responder a las exigencias.

BUEN RITMO. El ritmo volvió a tener intensidad, porque así lo dispusieron Luqueño y Peñarol. Ambos expusieron todo su carácter dentro del campo y fue el Auriazul el que tuvo dos oportunidades interesantes.

Está claro que Peñarol pelea por el triunfo sin tener en cuenta si está jugando de local o visitante. Es la actitud que deben poner en este tipo de torneos cortos los equipos y los luqueños anoche no quedaron atrás, porque cuando generaron su fútbol crearon muchos inconvenientes al rival.

El Auriazul ahora tendrá que ir a Uruguay para buscar su clasificación. Está claro que el equipo de la Ciudad de la Música mostró cosas significativas y cuenta con los argumentos futbolísticos para ilusionarse con la calificación.