22 de septiembre
Miércoles
Mayormente despejado
23°
35°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
18°
29°
Sábado
Nublado
17°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 28 de marzo de 2017, 12:03

La FAO pronostica una "cosecha favorable" de maíz para América Latina en 2017

Santiago de Chile, 28 mar (EFE).- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pronosticó hoy una "cosecha favorable" de maíz en Latinoamérica este 2017 por la expansión de las siembras de este cereal en Argentina y Brasil, principales países productores.

"Se prevé que la producción de maíz para este año se mantendrá en niveles altos como resultado del aumento de las siembras, en respuesta a los mayores precios, en Argentina y Brasil", señaló la FAO en un informe difundido en Santiago.

En Argentina se prevé que la producción de maíz superará el récord de 2016, cuando además la superficie plantada creció un 5 % a pesar de las fuertes lluvias y alcanzó los 7,25 millones de hectáreas.

El documento afirma que este año Brasil se recuperará fuertemente de la sequía que azotó la producción de maíz el año pasado e indica que las primeras estimaciones apuntan a que la superficie cultivada aumentará un 3,4 % y alcanzará los 16,6 millones de hectáreas.

La FAO espera que Chile y Ecuador aumenten la siembra de maíz por las buenas condiciones climáticas y los altos precios, mientras que en Bolivia las perspectivas para la cosecha son inciertas por las precipitaciones y la "severa" plaga de langostas.

El informe concluyó que el año pasado se produjeron 171 millones de toneladas de cereales, una cifra "elevada" a pesar del impacto de la sequía en varios países.

Durante la campaña 2016/2017 se exportaron 62 millones de toneladas de cereales, principalmente de maíz, en la región, lo que supone una contracción del 18 % respecto al a cifra del año pasado.

Respecto del trigo, en México -prácticamente el único productor de la región- se cultivarán cerca de 500.000 hectáreas de este cereal, lo que supone una caída del 13 % respecto a la superficie plantada el año pasado, principalmente por la "excelente" cosecha del año pasado.