4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 15 de noviembre de 2016, 15:22

La FAO pide incluir el pescado en la dieta para frenar la desnutrición en Centroamérica

Panamá, 15 nov (EFE).- El pescado es uno de los alimentos más nutritivos y saludables y su inclusión en las dietas escolares puede contribuir a reducir la desnutrición infantil en Centroamérica, dijo hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

"Definitivamente, el pescado puede frenar el hambre. Hemos descubierto que, en iguales condiciones de pobreza, los niveles de desnutrición infantil en las comunidades indígenas cercanas a la costa son mucho más bajos que en aquellos pueblos de la sierra donde solo toman pollo y cerdo como proteína animal", aseguró el oficial de Pesca y Acuicultura de FAO en Latinoamérica, Alejandro Flores.

A pesar de que países de América Latina tienen costa en los dos océanos, especialmente los centroamericanos, el consumo de pescado por persona es muy bajo, de ahí que sea necesario impulsarlo, sobre todo en los colegios, explicó Flores durante un foro celebrado en Panamá que reunió a autoridades de diversos países de la región.

Según datos de la FAO, el promedio mundial de consumo de pescado es de 18 kilogramos per capita al año, mientras que en América Latina apenas se alcanzan los 9 kilos anuales y en Centroamérica y el Caribe los 6 kilos anuales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda ingerir al menos anualmente 12 kilos de pescado por persona.

La baja ingesta en la región tiene que ver en parte con los altos precios de este alimento, pero principalmente con la falta de cultura gastronómica y con la vigencia de las costumbres alimentarias precoloniales.

"Es verdad que ha habido cambios desde entonces, sobre todo en las poblaciones urbanas, pero las zonas rurales todavía conservan la forma tradicional de alimentación. Mesoamérica, por ejemplo, basa su alimentación en el maíz y los países andinos en los tubérculos", aclaró el especialista.

El pescado, insistió, no tiene por qué ser necesariamente fresco ni de alta calidad, puede servirse congelado, en salazón, ahumado, marinado, empanado, en embutido o en conserva.

"La calidad de la proteína es exactamente la misma en todos los pescados, independientemente de su coste. Un pescado muy barato tiene la misma calidad proteica que un salmón", afirmó el oficial de la FAO.

El pescado, según el organismo internacional, proporciona proteínas de gran calidad y una amplia variedad de vitaminas y minerales, como las vitaminas A y D, fósforo, magnesio, selenio, y yodo en el caso del pescado de mar.

Aunque en los últimos 20 años las personas subalimentadas en Centroamérica han pasado de los 9 millones a los 7,2 millones, aún el 14 % de la población sufre esta lacras social, de acuerdo a los datos de la FAO.