21 de agosto
Lunes
Despejado
22°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 22 de julio de 2017, 01:00

“La educación ya no es estrategia de enseñar a los que no saben”

El filósofo e investigador educativo internacional Bernardo Toro brindó ayer una charla denominada La educación en el siglo XXI, organizada por Juntos por la Educación y la organización Desarrollo en Democracia (Dende).

El experto debatió ante educadores, empresarios y autoridades sobre los nuevos desafíos de la educación a nivel global y con especial foco en Latinoamérica.

El panel fue además parte del ciclo de charlas ¿Cómo puede el sector privado liderar las grandes transformaciones sociales?, que inició ayer en el World Trade Center.

Para el especialista colombiano, “la educación ya no es una estrategia de enseñar al que no sabe”.

Más bien, la estrategia actual es partir de que nadie sabe, por lo cual es imperioso formular preguntas y aprender a resolver los problemas. “Se trata de formular bien las preguntas que buscan una solución de parte de la sociedad en la que vivimos”, afirmó Toro.

Principalmente, en lo referente a problemas que aquejan al mundo, como el cambio climático, el nivel demográfico o el acceso a la tecnología.

Solo en lo que se refiere al nivel demográfico, el Paraguay tiene un elevado bono que está en edad de estudiar en todos los niveles.

Calidad. El investigador apuntó que no existe la educación pública en la práctica en América Latina.

“El agua es pública si llega a la casa del rico con la misma calidad que a la casa del más pobre en una ciudad o país, ahí la excelencia del agua es incluyente, pero en educación no está pasando así”, dijo.

Agregó que en este contexto, la educación en el continente es estatal o privada.

“Para tener una educación de alta calidad se debe tener un solo tipo de educación, como el agua”, remarcó.

Como ejemplo, dijo que “un niño del campo llega a la primaria con 400 palabras distintas, un niño de un empresario llega con entre 3.500 y 4.000; si la educación primaria no logra superar esa brecha, este niño va a terminar la primaria con 400 palabras”, explicó el filósofo.

Recomendó un acuerdo político y social entre los adultos, en el cual participen campesinos, docentes, medios de comunicación y empresarios.

“Cuando todos los ministros y empresarios tengamos hijos en colegios del Estado, la educación será de alta calidad”, refirió el colombiano.