9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 18:04

La "edad de oro" de la ilustración española contemporánea se apodera de Miami

Miami, 1 sep (EFE).- La ilustración española contemporánea vive su "edad de oro" con el color y calor de una generación de artistas jóvenes de talla internacional que, a partir de hoy en Miami, asombra en una muestra por su gráfica afirmativa y fresca, concreta y despojada de artificio.

"Ilustradores españoles: el Color del Optimismo" es el título de la exposición que se acaba de inaugurar en el Centro Cultural Español de Miami (CCE), y es también una declaración de principios estéticos y reflexivos sobre el valor del vocabulario gráfico actual en España.

Reúne la muestra 70 obras de 28 ilustradores contemporáneos españoles, una nueva generación, quizá la más interesante de las últimas décadas, forjada contra marea durante los duros años de la crisis económica que golpeó especialmente al país.

De esa precipitación cruda se decantó el antídoto de estos ilustradores que sorprenden por su capacidad de humorismo, diálogo poético, sinceridad y depuración temática y técnica, por "su mensaje optimista al mundo", precisó a Efe Mario Suárez, comisario de la exposición, que estará abierta hasta el próximo 14 de octubre.

Sin duda, se trata de la "mejor generación que tenemos en España de ilustradores, de las más importantes, y la que tiene más peso internacional", aseguró Suárez, periodista y fundador de Gunter Gallery.

Con trabajos habituales en publicaciones, editoriales y revistas, marcas comerciales o galerías, los jóvenes protagonistas de esta muestra (la más joven es Carla Fuentes, nacida en 1986) se identifican por "ser generadores de opinión por sí mismos, con cientos de miles de seguidores en las redes sociales".

Esta nueva generación de ilustradores españoles se ha significado internacionalmente como tal vez ninguna otra hasta configurar lo que Suárez califica de "siglo de oro de la ilustración española, con artistas españoles en todos los rincones del planeta: bien exponiendo, publicando en revistas, periódicos y marcas, y con miles de seguidores en las redes sociales".

Esta muestra refleja además la veracidad de un tópico que se desecha a menudo por gastado: que el "color y el optimismo son cualidades españolas", afirma Suárez (Madrid, 1978), autor de libros editados por Lunwerg como "Cocina Indie", "Ilustradores españoles" o "Cocina Pop".

Se trata de una exposición que apela al rito de la confidencia y la mirada atenta, demorada, del visitante para disfrutar de cada una de las piezas exhibidas.

Los dibujos de Aitor Saraiba (Talavera de la Reina, 1983) se nutren de la antipoética del chileno Nicanor Parra, con un talento rebelde que, en vez de acariciar lo que ve, lo agarra y define con un frase sentenciosa, cruda, expresiva.

"A mí lo que me gusta es la poesía, y mis mayores referencias son Nicanor Parra y Borges, pero dibujo porque soy vergonzoso", confiesa con humor a Efe Saraiba, quien trabaja también con telas, fotografía y cerámica.

Artista trashumante, de orígenes muy humildes y vida azarosa, el talaverano cuenta que las palabras y el dibujo se dan a un mismo tiempo en su obra, que "una palabra es como un corazón, un símbolo muy meditado, casi un poema visual".

Se siente Saraiba un privilegiado por "no haber tenido nunca que salir a vender obra": sus dibujos a acuarela y tinta sobre papel encuentran frecuentes y fieles compradores, "gente que ahorra y me compra dibujos todos los meses".

Próxima a las cuatro piezas de Saraiba expuestas ("Turn to the Dark", "Muerte", "Te extraño esta noche" y "Eat Me"), se encuentra una de las obras más internacionales, la de la castellonense Paula Bonet, nacida en 1980, que combina el bolígrafo, las acuarelas y la tinta china.

Ilustradora de inmenso talento pictórico que dibuja con un estilo de ráfagas, que alcanza las cosas, la profundidad de las cosas, y las emociones casi sin dibujarlas, como en la pieza "Llorar mares y que se te queden dentro" (2013), un trabajo de grafito acuarela sobre papel.

Óscar Giménez, barcelonés nacido en 1969 que define su estilo como "Contem-pop-ráneo" es un ilustrador que ha publicado en revistas como "Rolling Stone", "Playboy" o "Entradas Agotadas Magazine". En la muestra, dos trabajos: "El eterno femenino" y "Long Haired Child".

Se presenta en la muestra Gabriel Moreno (Córdoba, 1973) como uno de los ilustradores españoles más internacionales, con obras publicadas en medios como Wall Street Journal, Los Angeles Times, Esquire o GQ. Las dos piezas exhibidas, "Love me" y "Hold me", en grafito y tinta sobre papel, sintetizan la fuerza de la línea y el contundente y simple tratamiento del color.

Premio Nacional de Ilustración por "10 greguerías ilustradas", César Fernández Arias (Caracas, 1952) sorprende con sus creaciones irónicas y ácidas, tremendamente tiernas, trabajados con lápiz, tinta china o rotulador a colores, así en "Perro de Troya".

Mikel Casal (San Sebastián, 1965), por su parte, apuesta por lo cotidiano, la anécdota y la ironía en sus coloridos dibujos, como en "Pisco", mientras que Ricardo Cavolo (Salamanca, 1982) se ha convertido en uno de los ilustradores más reconocidos de la cultura "underground" europea, con sus seres tatuados y circenses.

Emilio J. López