26 de marzo
Domingo
Tormentas
22°
28°
Lunes
Tormentas
21°
28°
Martes
Parcialmente nublado
22°
31°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 9 de febrero de 2017, 15:18

La Defensoría colombiana pide cerrar cárcel por hacinamiento y escasa seguridad

Bogotá, 9 feb (EFE).- El Defensor del Pueblo de Colombia, Carlos Alfonso Negret, pidió hoy el cierre inmediato de la cárcel de Riohacha, capital del departamento de La Guajira, en el norte del país, después de observar allí hacinamiento, insalubridad y condiciones escasas de seguridad.

"Algunos internos deben dormir en el espacio de tres o cuatro baldosas. Ningún otro ciudadano que caiga en desgracia puede entrar a este penal", aseguró Negret en un comunicado.

Según la Defensoría colombiana, el centro penitenciario de Riohacha presenta un hacinamiento superior al 500 % y mínimas condiciones humanitarias.

"Aquí no cabe un alfiler más. Es la cárcel más hacinada del país, los internos duermen en hamacas, el piso, en baldosines. La situación es crítica", señaló Negret después de su visita al penal.

La Defensoría alertó, además, que las condiciones de seguridad del centro son "mínimas" ya que solo cuenta con 24 guardianes pobremente armados para cubrir turnos de 8 horas para 3 garitas, 4 patios y 3 puertas.

El equipo de la Defensoría constató además que el centro tampoco dispone de material para la atención de las urgencias médicas de los presos, de modo que debe recurrir a hospitales fuera de la ciudad o en otros departamentos, lo que origina problemas que, a su juicio, hacen peligrar "la integridad de los reclusos".

Paralelamente, Negret también denunció que la cárcel no cuenta con sanitarios suficientes ni con servicio de acueducto permanente, por lo que deben abastecerse con carrotanques y almacenar el agua en albercas sin condiciones de salubridad suficientes.

Así las cosas, el defensor anunció su voluntad de pedir a los organismos del Estado que agilicen la construcción de una nueva penitenciaría que ya cuenta con un lote de terreno de 10 hectáreas.