18 de octubre
Lunes
Mayormente despejado
10°
24°
Martes
Despejado
12°
27°
Miércoles
Despejado
18°
30°
Jueves
Parcialmente nublado
22°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 24 de marzo de 2017, 13:51

La defensa de Mossack & Fonseca dice que Brasil no los investiga por "Lava Jato"

Panamá, 24 mar (EFE).- La defensa de Ramón Fonseca y Jurgen Mossack, detenidos en Panamá por su supuesta implicación en la trama "Lava Jato", dijo hoy que "no hay ninguna prueba en el expediente que los vincule con esa investigación en Brasil", que, asegura, está centrada en una abogada panameña que usaba el nombre del bufete.

"No hay ninguna prueba en el expediente que los vincule con esa investigación en Brasil", en ese expediente "la única" investigada es la abogada panameña María Mercedes Riaño, dijo Guillermina McDonald, una exfiscal de Panamá, en rueda de prensa.

Riaño, quien trabajaba en Brasil en la venta de sociedades anónimas, es investigada en el país suramericano por supuestamente destruir documentación posiblemente relacionada con transacciones vinculadas a "Lava Jato", añadió.

Fonseca, Mossack, Riaño y el abogado Edison Teano están detenidos en Panamá desde el pasado 9 de febrero acusados por el Ministerio Público (MP-Fiscalía) por blanqueo de capitales y señalados de ser una "organización criminal" que ayudaba a lavar dinero en la trama "Lava Jato".

Según la abogada, en su país "no se respeta la presunción de inocencia" de sus defendidos y se quejó que aún no se resuelve un hábeas corpus que interpuso para que fueran liberados porque "no existen pruebas para ordenar una detención preventiva".

La defensa de Mossack & Fonseca solicitó una fianza de excarcelación para los dos socios principales del bufete, pero un tribunal se la denegó el pasado 24 de febrero.

El jueves el fiscal Contra el Crimen Organizado, Rómulo Bethancourt, dijo a periodistas que viajará a Brasil en abril próximo, luego de haberse detectado que se abrieron y cerraron dos cuentas en la banca panameña en las que se movió dinero en provecho de representantes del bufete.

McDonald señaló que "es totalmente falso" que sus clientes cerraran esas cuentas "administrativas", que eran usadas para recibir el pago de honorarios por los servicios que prestan en todo el mundo a las 250.000 sociedades anónimas que vendieron, y quien hizo eso fue el banco, aunque no lo identificó.

Otro miembro de su equipo, la abogada Marlene Guerra, dijo a Efe que Riaño tenía esas cuentas en el banco FPB Bank, de capital brasileño e intervenido recientemente en Panamá en el marco de las investigaciones por "Lava Jato".

"No sabemos si Riaño tenía cuentas en otros bancos, tampoco podemos decir que blanqueaba dinero, eso lo tienen que probar los fiscales", sostuvo esta fuente.

Guerra se encarga específicamente de la defensa de Mossack y este viernes se incorporó como defensor en materia constitucional el bufete del abogado Jorge Hernán Rubio, padre del actual viceministro de Gobierno, Carlos Rubio.

McDonald sostuvo que Riaño tenía un contrato de representación con Mossack & Fonseca, no era su empleada, era la responsable de hacer "la debida diligencia" de todos los clientes a los que vendía una sociedad anónima y que "está probado" que cuando una de esas empresas no pasaba los filtros, la sociedad era cerrada.

La relación contractual, matizó, implicaba que Riaño mandara a Mosacck & Fonseca Panamá copia de todas las transacciones que hacía en Brasil.

La defensa de Riaño sostiene que esta seguía órdenes del bufete en Panamá.

Antes de ser detenido, Fonseca, antiguo consejero del presidente panameño, Juan Carlos Varela, acusó al mandatario de recibir donaciones de la constructora Odebrecht durante la pasada campaña electoral, algo que este negó rotundamente y, como prueba, publicó la lista de sus contribuyentes.

Odebrecht es una de las muchas empresas implicadas en "Lava Jato", la mayor trama de corrupción de la historia de Brasil, que tiene como eje a la estatal Petrobras y que salpica a decenas de políticos y empresarios.

En Panamá, la Fiscalía adelanta seis investigaciones en torno a Odebrecht con al menos 17 imputados, entre ellos dos hijos del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014), sobre los que pesa una orden de búsqueda y captura internacional.

Odebrecht reconoció ante la Justicia estadounidense haber pagado 788 millones de dólares en sobornos en 12 países del mundo, incluido Panamá, a donde fueron a parar 59 millones durante el Gobierno de Martinelli.