17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 11 de mayo de 2017, 11:52

La defensa de Lula sostiene que la declaración ante Moro fue una "escena política"

Río de Janeiro, 11 may (EFE).- La defensa de Luiz Inácio Lula da Silva consideró que la declaración del expresidente brasileño ante el juez Sergio Moro vinculada a un escándalo de corrupción respondió a una "escena política" y demostró su "inocencia".

Lula declaró el miércoles durante cerca de cinco horas ante el juez Sergio Moro, que investiga la monumental trama de corrupción vinculada a la petrolera estatal Petrobras.

El expresidente (2003-2010) declaró como imputado en los juzgados de la ciudad de Curitiba sobre la propiedad de un tríplex en Guarujá (en la costa de Sao Paulo) que según la acusación fue un regalo que Lula recibió de la constructora OAS a cambio de favores políticos y que, de acuerdo con la defensa, nunca perteneció al exmandatario.

"Lejos de probar un delito, quedó demostrado que el apartamento no pertenece, nunca perteneció y nunca fue usado por el presidente Lula ni sus familiares", según el abogado José Roberto Batochio.

La defensa de Lula denunció que fue cuestionado sobre temas que nada tenían que ver con la investigación y que algunas "no son preguntas de un proceso judicial".

"Fue una acción buscando hacer una escena política", afirmó el abogado, que insistió en que "quedó claro que el expresidente Lula es inocente".

Al término de su declaración ante el juez Moro, Lula encabezó anoche un breve mitin ante miles de seguidores reunidos en una céntrica plaza de Curitiba donde adelantó su intención de competir de nuevo por la Presidencia de Brasil en 2018.

"Estoy vivo y preparándome para volver a ser candidato a la Presidencia de la República", dijo.

"Estoy con más ganas que nunca (de ser candidato)", insistió Lula, arropado por la expresidenta Dilma Rousseff, su sucesora y ahijada política, destituida por el Congreso hace un año.

"Nunca antes en la historia de Brasil alguien fue tan perseguido y masacrado", denunció Lula, quien afirmó que "si un día cometiese un error, no quiero ser juzgado solo por la Justicia, quiero ser juzgado por el pueblo brasileño".

El expresidente es investigado en cinco procesos judiciales relacionados con prácticas corruptas y podría llegar a serlo en otros seis, según solicitó la Corte Suprema con base en las delaciones de 77 exdirectivos de Odebrecht que se sumaron a un acuerdo de colaboración judicial.