6 de diciembre
Martes
Poco nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Tormentas
21°
27°
Viernes
Lluvioso
20°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 5 de septiembre de 2016, 01:00

La crisis política no quedó aún zanjada

La destitución de Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil este miércoles fue el clímax dramático y esperado durante largos meses de áspera lucha de poder que, sin embargo, no zanja la crisis política en el mayor país de Latinoamérica.

La reacción virulenta de la ya ex mandataria, que denuncia un “golpe de Estado parlamentario” y promete una oposición feroz al nuevo “gobierno golpista” de Michel Temer. El discreto, y en apariencia inofensivo, vicepresidente centrista de Rousseff salió como el gran vencedor del primer asalto de la crisis.

Esperó el peor momento de aislamiento y debilidad política de la que era su socia para precipitar su caída y acabar heredando en bandeja su presidencia hasta el 2018.

Aunque su victoria podría ser de corto alcance debido a sus propias debilidades.

Su legitimidad, formalmente indiscutible en el plano constitucional, está muy fragilizada por su polémico acceso al poder y por las etiquetas de “traidor”, “conspirador” y “golpista” que le colocó Rousseff.

Tanto que este político de detrás de bastidores, poco conocido por los brasileños, es igual de impopular que la misma ex presidenta.

Además, está la espada de Damocles del escándalo de corrupción en el gigante estatal Petrobras y sus devastadores giros, que han salpicado de lleno a su partido PMDB. Él mismo ha sido citado por varios acusados, sin consecuencias judiciales hasta el momento.