26 de febrero
Domingo
Mayormente nublado
23°
34°
Lunes
Mayormente nublado con tormentas
24°
34°
Martes
Nublado
24°
34°
Miércoles
Muy nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 15 de agosto de 2016, 00:06

La Corte sentencia a trabajos comunitarios al líder de las protestas de Hong Kong

Pekín, 15 ago (EFE).- Un tribunal hongkonés sentenció hoy a 80 horas de trabajos comunitarios a Joshua Wong, uno de los rostros más conocidos de las históricas protestas prodemocracia celebradas en 2014, por un delito de "reunión ilegal".

La corte consideró a Wong culpable de asamblea ilegal por tratar de protestar en los alrededores de un edificio oficial el 26 de septiembre de 2014, un incidente que desembocaría en las históricas manifestaciones conocidas popularmente como la "revolución de los paraguas".

El tribunal también condenó hoy a otros dos líderes estudiantiles que movilizaron a la ciudadanía en 2014: Nathan Law, sentenciado a 120 horas de trabajos comunitarios, y Alex Chow, condenado a tres semanas de cárcel suspendida por un año, por lo que en principio no tendrá que pasar por prisión a no ser que cometa un delito en el periodo de la suspensión marcado por los jueces.

Chow fue condenado por el mismo delito que Joshua Wong, asamblea ilegal, y Law por incitar a otros a sumarse.

Los jóvenes, líderes de dos de los grupos claves en las protestas de 2014 -la Federación de Estudiantes de Hong Kong y Scholarism- se libran así del "peor escenario" posible: su entrada inmediata en prisión.

"Espera lo mejor, prepárate para lo peor", decía Wong a Efe poco después de que la corte hongkonesa le considerara culpable de "reunión ilegal" el pasado 21 de julio y a la espera de que se anunciara la sentencia en agosto.

El domingo, el activista de 19 años volvía a repetir ese mensaje en un vídeo en Facebook: "La ocupación de la Plaza Cívica fue planeada por la Federación de Estudiantes de Hong Kong y Scholarism, y ya sabíamos lo que iba a pasar antes de llevarla a cabo. Estábamos preparados para asumir las consecuencias legales después de participar en un movimiento de resistencia civil".

Wong se refería a lo ocurrido el 26 de septiembre, cuando él junto otros destacados líderes estudiantiles trataron de protestar en la explanada que antecede a la sede del gobierno de Hong Kong, conocida como "Plaza Cívica", un lugar donde tradicionalmente se producen protestas ciudadanas pero que había sido vallado meses antes.

La policía acabó utilizando gases lacrimógenos contra los manifestantes para intentar dispersarles, y el incidente acabó siendo el desencadenante de la revolución, pues poco después cientos de miles de personas se movilizaron y empezaron a ocupar principales avenidas y plazas de la isla para pedir democracia de forma pacífica y extremadamente ordenada.

La "revolución de los paraguas" fue la respuesta de los hongkoneses a la decisión del Gobierno de Pekín de restringir la elección por sufragio universal del próximo líder de Hong Kong en 2017.

El 31 de agosto de 2014, el Gobierno chino anunció que se limitará el número de posibles candidatos a dos o tres y que éstos tendrán que ser previamente aprobados por un comité consultivo controlado por Pekín, lo que motivó el enfado en la isla.