27 de julio
Jueves
Despejado
17°
33°
Viernes
Despejado
19°
31°
Sábado
Despejado
19°
32°
Domingo
Despejado
18°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Edición Impresa
jueves 21 de octubre de 2010, 00:00

La Corte no comunica suspensión

Por Édgar Medina<
br/>
CIUDAD DEL ESTE.

El juez penal de garantías Carlos Rafael Ortega seguía hasta ayer gozando de sus fueros, tras conocerse su involucramiento en un caso de corrupción judicial.

Esto porque la Corte Suprema no comunicó oficialmente su resolución de suspenderlo en el ejercicio de sus funciones como juez penal de garantías de Santa Rita, por tiempo indeterminado. La resolución fue tomada durante la plenaria realizada el martes último, según el portal de internet.

La máxima instancia judicial actuó en base a la imputación fiscal por cohecho pasivo agravado presentado por el fiscal Arnaldo Giuzzio contra Ortega, además de la comunicación realizada por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM).

El JEM actuó de oficio y determinó suspenderlo, tras la publicación del juez recibiendo una coima para dar un dictamen favorable en un juicio oral y público.

El presidente de la circunscripción judicial del Alto Paraná, camarista Miguel Onieva, afirmó que designó al juez en lo civil y comercial de Santa Rita, Rafael Jacobo, como interino del juzgado a cargo de Ortega y comunicó el hecho a la Corte. Onieva sostuvo ayer que aún no recibió comunicación alguna de la máxima instancia judicial, oficial o extraoficialmente, con relación a la suspensión.

La imputación fiscal presentada contra el juez ante su colega, César Nider Centurión, sólo puede ser admitida luego del desafuero del magistrado, lo que paraliza el plazo para la presentación del requerimiento conclusivo de la investigación fiscal.

La Corte refiere que se trató como el tema Nº 5 de la plenaria la suspensión del juez Ortega. No se especifica si es con goce de sueldo o no. En su reemplazo fue asignado como interino el juez penal de Iruña, abogado Omar Enrique Vallejos Cárdenas.