10 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 16 de septiembre de 2016, 01:00

La Corte confirma penas de policías por caso Prosegur

La Sala Penal de la Corte Suprema ratificó las penas de entre 15 y 10 años de cárcel para los policías que participaron del atraco a la firma de caudales Prosegur. Uno de ellos, incluso había hecho dos huelgas de hambre.

La resolución afecta al ex jefe de Orden y Seguridad de Central, José Dolores Amarilla, el ex titular de la comisaría de Ñemby, Osvaldo Ayala, y el ex subjefe Joni Alberto Díaz, quienes tienen penas de 15 años de cárcel.

Además, los oficiales Hernán Zelaya Meza y David Mereles Martínez, a más de los suboficiales Pablo Daniel Díaz Cuevas, Antonio Ramón Alcaraz Barreto, Hugo Alfredo Vigneaux Torres, todos con penas de 10 años de prisión.

El fallo fue dictado en forma unánime por los ministros Luis María Benítez Riera, Sindulfo Blanco y Miryam Peña Candia.

Las defensas habían atacado el acuerdo y sentencia del 4 de marzo del año pasado, del Tribunal de Apelación de Central. Este, a su vez, había ratificado el fallo del 27 de junio del 2014, que condenó a los policías.

La mayoría de las defensas argumentó que el fallo no estaba fundado, arbitrario, que era nulo y que incluso existía un déficit procesal en la aplicación de las garantías constitucionales, entre ellos, la falta de indagatoria.

Sin embargo, según los ministros, se otorgó oportunidad suficiente a los acusados, que no hubo violación a las garantías procesales, y que el fallo debía ser confirmado en todas sus partes.

Con ello, por voto unánime, ratificaron la condena contra los agentes policiales por robo agravado y coacción agravada.

EL CASO. El hecho se registró en la tarde del 19 de febrero de 2013, cuando Carlos González, chofer de la empresa Prosegur, se llevó el móvil de la firma Prosegur llevándose G. 1.850 millones.

Después, se probó en el juicio, que los agentes policiales se apoderaron del dinero que el conductor escondió en la casa de su padre.

Después, los jefes policiales, a su vez, despojaron a los subalternos del botín, según la condena que fue ratificada.

Ahora, la Corte notificará a los condenados de las penas. El expediente deberá ser remitido luego al Juzgado de Ejecución para la contabilidad de las penas. El comisario José Dolores Amarilla, incluso, hizo dos huelgas de hambre para conseguir su libertad.