19 de septiembre
Martes
Despejado
21°
33°
Miércoles
Calor
22°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 17 de diciembre de 2016, 23:14

La COP13 cierra con una "perspectiva positiva" sobre la protección de la biodiversidad

Cancún (México), 17 dic (EFE).- La Cumbre de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad finalizó hoy en el balneario mexicano de Cancún, tras 14 jornadas de trabajo, con una "perspectiva positiva" sobre los avances para alcanzar un mayor número de metas de Aichi.

Así lo aseguró a Efe el secretario ejecutivo del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), Braulio Ferreira de Souza Dias, quien indicó que en los últimos días se han visto esfuerzos considerables para progresar, dado que hay una mayor conciencia sobre el problema.

Desde el 4 de diciembre hasta hoy, Cancún acogió la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (COP13) y sus dos protocolos, el de Cartagena sobre seguridad de la biotecnología (COP-MOP8) y el de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos (COP-MOP2).

Más de 6.500 delegados de 196 países participaron en el diálogo, que incluyó a expertos, autoridades y sociedad civil. Por primera vez, además del sector ambiental se contemplaron los agrícola, forestal, pesquero y turístico.

"Si logramos que los sectores económicos, que son los grandes usuarios de la biodiversidad, cambien sus prácticas a otras más sostenibles, habrá una menor presión sobre los recursos naturales y por lo tanto más rápidamente podremos equilibrar la pérdida y la compensación", aseguró el secretario ejecutivo.

"No hay una solución milagrosa, hay que avanzar en todos los frentes, soy optimista", valoró.

Lo que está sobre la mesa de discusión, explicó, tendrá una repercusión directa en la sociedad, e implica cambiar el comportamiento del consumidor y los sistemas de producción, así como reducir los impactos negativos sobre la biodiversidad.

También reforzar todo el sistema de estímulos económicos y subsidios y reformar el marco legal en muchos países, por mencionar algunas acciones.

"No son cosas pequeñas, no se pueden lograr de la noche a la mañana, es un proceso de largo plazo y hay que continuar, ser persistentes", acotó.

Para el secretario ejecutivo, entre las metas de biodiversidad establecidas en 2010 en Aichi (Japón), una que reporta avances rápidos es la 11, sobre la creación de Áreas Naturales Protegidas terrestres y marinas; la cual, estimó, "sí vamos a alcanzar al final de la década".

Por otra parte, la meta 16, sobre el reparto equitativo de los beneficios y vinculado con el Protocolo de Nagoya, "también avanza": "Ahora ya tenemos más de 90 miembros y también hay más de 40 países que han avanzado en consultas nacionales, y esperamos que el próximo año muchos países más quieran participar en el protocolo".

"Los países están tomando en cuenta el capital natural, hace unas semanas se aprobó la Agenda 2030 hacia el desarrollo sostenible con 17 objetivos; hay más atención en los componentes ambientales", afirmó Dias.

En contraste, considera que la meta 20, relacionada con la movilización de recursos financieros, es una meta "difícil de alcanzar", especialmente después de la crisis económica de 2008.

No obstante, recordó que hoy en día "las transferencias internacionales de los países desarrollados para apoyar a los países en desarrollo se están incrementando".

Entre las otras metas catalogadas como "difíciles" incluyó la 10, sobre ecosistemas muy vulnerables; la 12, sobre la extinción de las especies; y la 13, que aborda la pérdida de variedad genética en plantas y animales.

Los territorios indígenas y comunidades locales constituyen grandes áreas de oportunidad, ya que en ellos se encuentra la mayor biodiversidad del planeta.

"El área física ocupada por esos territorios es mayor que la zona de áreas protegidas en el mundo", por eso -afirmó Dias- han sido importantes los cambios que países como Filipinas, Irán, Madagascar y Francia han hecho para modernizar su marco legal con el objetivo de reconocer estas superficies naturales.

Durante la COP13 se visibilizó la necesidad de que, para llegar a cumplir las metas de Aichi, se incluya en las decisiones a los indígenas y a las comunidades locales, y no solo a los gobiernos.

En el marco del evento se presentó el estudio "Perspectivas sobre la biodiversidad local", que concluye que los pueblos indígenas tienen conocimiento "de primera mano" sobre el estado de la biodiversidad sobre el terreno, por lo que sus contribuciones son "vitales".

Asimismo, de manera previa a la cumbre, ministros de 190 países desarrollaron durante dos días una sesión de alto nivel que concluyó con la adopción de la Declaración de Cancún.

Con ella, los ministros se comprometieron a hacer "esfuerzos adicionales" encaminados a que se cumplan las metas de biodiversidad y acordaron medidas para acelerar su cumplimiento, entre ellas movilizar recursos financieros.