22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 3 de mayo de 2017, 01:00

La Constituyente convocada por Maduro agudiza crisis en Venezuela

La oposición insistió en que la intención del proceso es dilatar los comicios regionales previstos para este año y las presidenciales del 2018, lo que supone el "zarpazo final" a la democracia en el país.

AFP, REUTERS y EFE

CARACAS - VENEZUELA

Opositores venezolanos bloquearon ayer vías en Caracas y otras ciudades en rechazo a la convocatoria del presidente Nicolás Maduro a un proceso para cambiar la Constitución, que desvanece su objetivo de lograr elecciones generales y agudiza la grave crisis que sacude al país.

Cacerolas, bocinas y cornetas sonaron en varios sectores de Caracas, donde grupos de personas bloquearon con basura, motos, troncos de madera y pancartas algunas calles y avenidas, trastornado el tráfico en momentos en que muchos buscaban llegar a sus trabajos.

La oposición insistió en que la intención del proceso es dilatar los comicios regionales previstos para este año y las presidenciales del 2018, lo que supone el "zarpazo final" a la democracia en el país. "Esa Constituyente que anuncia Maduro es una manipulación para huir de elecciones", dijo Raúl Hernández, un universitario de 22 años, que bloqueaba con un centenar de personas la avenida Francisco de Miranda, en el este de Caracas.

La oposición prepara una "megamarcha" para el miércoles contra lo que califica como un "golpe de Estado", y el Parlamento, único poder que controla, discutía la tarde de este martes los alcances de la decisión de Maduro y acciones para aumentar la presión internacional contra el Gobierno. "Tenemos que seguir adelante. Este pueblo no se rinde ni se va a rendir", aseguró el presidente del Legislativo, Julio Borges.

Acosado tras un mes de marchas que exigían su salida del poder a través de elecciones generales, Maduro dio un giro a la crisis al convocar a una "Constituyente popular", cuyos 500 asambleístas no serán elegidos por voto universal, sino por sectores sociales y por comunidades. "Es un verdadero desencadenante histórico para profundizar la revolución y detener la arremetida golpista de la oposición", sentenció Maduro al firmar el decreto que activa el proceso, junto a sus ministros y la cúpula militar. Aunque la Constituyente se convoca para transformar el Estado y redactar una nueva Carta Magna, Maduro aseguró que busca reforzar la Constitución de 1999 para establecer nuevas formas de democracia participativa. "Es una medida desesperada de un Gobierno que sabe que no puede llamar a elecciones porque va a perder y recurre a la polarización", dijo el analista Diego Moya-Ocampos, del IHS Markit Country Risk de Londres, al recordar que 70% de venezolanos rechazan la gestión de Maduro, según encuestas.