7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 27 de septiembre de 2016, 13:02

La comitiva de la Cruz Roja visitará a exrecluso de Guantánamo refugiado en Uruguay

Montevideo, 27 sep (EFE).- Observadores de la Cruz Roja Internacional visitarán a Jihad Diyab, el exrecluso de Guantánamo refugiado en Uruguay que realiza una huelga de hambre, en el marco de las "visitas periódicas a diferentes países de la región" que realiza dicha entidad, indicaron hoy a Efe fuentes oficiales.

Así lo afirmó Christian Mirza, que oficia de mediador entre el Gobierno uruguayo y Diyab, quien subrayó que la visita de la comitiva de la organización es de carácter humanitario y no médico.

En este sentido, señaló que los observadores "aprovecharán que van a estar en Uruguay, porque ya tenían agendada una visita al país, y van a visitar a Diyab" este jueves.

"No es con finalidad médica", afirmó y añadió que se trata de un encuentro para "conversar e intercambiar opiniones" con el refugiado sirio, que se encuentra en una huelga de hambre hace más de un mes, en reclamo de ser trasladado a un país árabe o de confesión musulmana en donde pueda reencontrarse con su familia.

Por otra parte, Mirza destacó nuevamente que las conversaciones a nivel de Cancillería para lograr encontrar un país que acoja a Diyab "se han acelerado e intensificado", razón por la que en los próximos días podría haber una respuesta oficial.

Sin embargo, comentó que no es posible dar más detalles con respecto de la gestión que está en curso.

El canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, se refirió recientemente al tema y comentó a los medios locales que "tiene una chance" para Diyab y pretende aprovecharla.

Ante esta situación, Diyab decidió no retomar la huelga seca, algo que tenía pensado hacer esta semana, con la esperanza de poder llegar a una solución en los próximos días.

El refugiado abandonó Uruguay a mediados de junio y a fines de julio se presentó en el consulado de ese país en Caracas, donde pidió apoyo para completar sus reivindicaciones, pero a la salida de dicha sede diplomática fue detenido por las autoridades venezolanas y deportado a Uruguay semanas después.

Junto a otros tres sirios, un tunecino y un palestino fue acogido en Uruguay en diciembre de 2014 como parte del compromiso del entonces presidente uruguayo José Mujica, de colaborar con su par estadounidense, Barack Obama, en el plan de cierre del penal de Guantánamo.