9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 25 de octubre de 2016, 20:27

La coalición internacional debería investigar las bajas civiles en Siria, según AI

Beirut, 26 oct (EFE).- La coalición internacional liderada por EEUU debería investigar las informaciones sobre víctimas civiles durante sus operaciones y publicar los resultados de sus pesquisas, exigió hoy Amnistía Internacional (AI).

En un comunicado, la ONG afirmó que once bombardeos de la alianza internacional podrían haber causado la muerte de 300 civiles durante los dos años de bombardeos contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el territorio sirio.

AI subrayó que hasta ahora las autoridades estadounidenses no han respondido a un informe enviado por la ONG al Departamento de Defensa de EEUU el 28 de septiembre pasado en el que se cuestionaba la actuación de las fuerzas de la coalición en Siria.

Dicho documento recopila y analiza datos de varias fuentes, entre ellas testigos, sobre los ataques y sugiere que el Comando Central de EEUU (CENTCOM), que dirige las operaciones de la coalición en el país árabe, podría haber fracasado a la hora de adoptar las precauciones necesarias para evitar bajas civiles.

"Tememos que la coalición liderada por EEUU ha subestimado de forma significativa el daño ocasionado a los civiles en sus operaciones en Siria", dijo en el texto la subdirectora de Investigación de AI en Beirut, Lynn Maalouf.

La responsable de la ONG resaltó que las pruebas de las que disponen apuntan a que algunos de los ataques de la alianza internacional podrían haber sido desproporcionados, e incluso indiscriminados.

AI destacó que, según la información de la que dispone de organizaciones locales de derechos humanos y de medios de comunicación, testimonios de civiles e imágenes por satélite, unos 300 civiles podrían haber fallecido por esos bombardeos.

Sin embargo, agregó, grupos como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el Centro de Documentación de Violaciones o la Red Siria para los Derechos Humanos aseguran que el número de civiles muertos por los ataques de la coalición podría ser superior a los 600, e incluso rebasar los 1.000.

Un de los bombardeos más recientes recogidos en el informe de AI es el del pasado 19 de julio en el pueblo de Al Tujar, en la periferia de la ciudad de Manbech, en la provincia septentrional de Alepo, donde al menos 73 civiles perecieron, entre ellos 27 menores, y 30 resultaron heridos.

Otro de los ataques que la ONG describe en su comunicado es del 7 de diciembre de 2015 en la localidad de Ain al Jan, en la provincia nororiental de Al Hasaka, donde al menos 40 ciudadanos perdieron la vida, de los que 19 eran menores, y otros treinta resultaron heridos.

AI contactó con un superviviente de este bombardeo que describió cómo se despertó por el sonido de una gran explosión.

"La casa tembló y empezó a desmoronarse. Las ventanas estaban hechas añicos. Corrí fuera (de la casa) y vi la casa de mi vecino completamente destruida. Podía oír las voces de la gente pidiendo auxilio bajo los escombros", rememoró el testigo.

Sin embargo, justo cuando este superviviente estaba ayudando en las tareas de desescombro en busca de personas enterradas un helicóptero lanzó un nuevo ataque.

"En ese momento, tenía un bebé de dos meses en mis manos, que había rescatado. El impacto (de los proyectiles) hizo que me cayera y lo soltara (al bebé)", añadió esta fuente, que se salvó gracias a que cayó en un agujero creado por el bombardeo, aunque su esposa, su madre, su tía y sus dos hijos fallecieron.

El bebé y una mujer a la que también había rescatado anteriormente perecieron. "Todo el mundo menos yo murió", subrayó.

Este testigo señaló que un comandante de la milicia kurdosiria Unidades de Protección del Pueblo (YPG en sus siglas en kurdo), que más tarde habló con los habitantes del pueblo les comunicó que las YPG habían avisado a la coalición de que había civiles en la zona.

Se cree que este ataque tenía como blanco a un grupo de milicianos del EI que se había trasladado cinco días antes a una de las casas del extrarradio del pueblo, y a los que más tarde se unieron más combatientes, detalló AI.

La ONG lamentó, que pese a las pruebas que indican que hubo muchas víctimas civiles, CENTCOM no ha reconocido su responsabilidad, aunque ha admitido que llevó a cabo bombardeos en las proximidades sobre la misma hora del ataque en Ain al Jan.

Por el momento se desconoce si la investigación abierta por las autoridades estadounidenses sobre este ataque ha alcanzado alguna conclusión.