10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 8 de julio de 2016, 00:29

La coalición gobernante en Australia se acerca a la mayoría tras comicios

Sídney (Australia), 8 jul (EFE).- La coalición Liberal-Nacional del primer ministro, Malcolm Turnbull, se acerca a los 76 escaños que le permitirían gobernar en solitario mientras negocia el apoyo de grupos minoritarios o independientes en caso de no alcanzar la cifra, informan hoy medios locales.

Conforme a los resultados provisionales de las elecciones del pasado sábado la Comisión Electoral Australiana otorgan 74 escaños a la coalición gobernante, por los 71 que da al opositor Partido Laborista; los restantes cinco congresistas habría recaído en partidos minoritarios e independientes.

Sin embargo, el complejo sistema que utiliza Australia para repartir los asientos del Legislativo puede propiciar un baile de cifras de cara a los resultados finales.

El analista electoral Antony Green atribuye, en el portal de la cadena local ABC, 73 escaños al grupo liderado por Turnbull por 66 a los laboristas, cinco a grupos minoritarios e independientes, mientras seis escaños quedan aún sin adjudicar.

Green vaticina que la formación gobernante logrará 77 escaños de los 150 asientos que hay en el Congreso, lo que les permitirá formar gobierno sin depender de alianzas.

No obstante, para asegurarse el próximo Ejecutivo, Turnbull ya ha iniciado la ronda de negociaciones con otras fuerzas.

Según informan medios locales, la coalición habría pactado el jueves el apoyo del partido de Bob Katter y hoy la congresista independiente Cathy McGowan ha respaldado públicamente al primer ministro.

Turnbull frenó en declaraciones a la prensa el entusiasmo mostrado por algunos de los miembros de la coalición e instó a esperar a que el escrutinio finalice.

Por su parte, el líder de la oposición, el laborista Bill Shorten, comenzó a reconocer la posibilidad de que el grupo Liberal-Nacional se alce con un mayor número de escaños que le faciliten la investidura.

"Es probable que los liberales raspen sobre la línea", señaló Shorten durante una reunión de su partido al describir el ajustado resultado de las elecciones.