17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 10 de abril de 2017, 04:40

La ciudad egipcia de Tanta comienza a recuperar la actividad tras el atentado contra su catedral

Tanta (Egipto), 10 abr (EFE).- La ciudad egipcia de Tanta ha comenzado a recuperar su actividad tras el sangriento atentado de ayer contra la catedral de San Jorge que causó al menos 27 muertos y 77 heridos.

Rimón, un copto de 39 años que tiene una tienda de juguetes frente al templo ha reabierto su negocio esta mañana.

"Gracias a dios todo está tranquilo, no tenemos miedo e intentamos vivir con normalidad", dijo a Efe Rimón justo frente al lugar que ayer fue escenario de duras escenas de duelo y de dolor.

No obstante, no oculta que el "día sangriento y tremendo" que vivieron ayer los cristianos egipcios "ha dejado una huella psicológica" que será difícil de borrar.

Dos atentados cometidos ayer contra la catedral de San Jorge de Tanta y la de San Marcos de Alejandría, en la costa mediterránea, causaron 44 muertos y un centenar de heridos entre los fieles que participaban en la misa del Domingo de Ramos, que marca el comienzo de la Semana Santa.

El grupo yihadista Estado Islámico asumió la autoría y aseguró que fueron perpetrados por dos kamikazes.

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, anunció el estado de emergencia en todo el país y ordenó el despliegue de unidades especiales del Ejército en torno a las "instalaciones vitales" en todas las provincias.

Asimismo, el resto de iglesias en Tanta ha recibido esta mañana a decenas de fieles cristianos para participar en la misa del Lunes Santo, en medio de una notable presencia de agentes de seguridad, aunque menos intensa que la observable ayer, tras los ataques.

La minoría copta representa entre un 10 y un 12 % de la población egipcia y ha sido blanco de ataques sectarios y terroristas en los últimos años.

El mayor hasta ahora, había sido el ataque terrorista contra la iglesia de San Pedro, situada dentro del complejo de la catedral de San Marcos en El Cairo que ocasionó 28 muertos.