10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 11 de julio de 2016, 13:08

La CIDH le pide a Paraguay acabar con hacinamiento carcelario tras el incendio Tacumbú

Washington, 11 jul (EFE).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó hoy la muerte de 5 presos y del jefe de seguridad de la prisión de Tacumbú, en Asunción (Paraguay), el pasado 10 de junio, al tiempo que pidió al Estado que investigue el caso sin demora y ponga fin al hacinamiento carcelario.

En un comunicado, la Comisión subraya que el centro penitenciario tiene una población de 3.328 personas cuando su capacidad es de 1.687 y recuerda que la superpoblación carcelaria es un factor de riesgo.

"El hacinamiento, además de constituir en sí mismo una forma de trato cruel, inhumano y degradante, es un factor de riesgo para la vida e integridad de las personas privadas de libertad en un determinado recinto", indica la nota.

"Por eso, es imperativo que las autoridades nacionales adopten todas aquellas medidas que sean necesarias para que los centros penales no alberguen más reclusos de los que pueden alojar de acuerdo con su capacidad real", agrega.

El Ejecutivo paraguayo declaró el pasado 30 de junio la situación de emergencia de la infraestructura física de las penitenciarías del país, tras la solicitud del Ministerio de Justicia ante la superpoblación de las cárceles.

La declaración del Gobierno paraguayo autoriza al Ministerio de Hacienda a transferir con "carácter de prioridad" los créditos presupuestarios que sean requeridos para el mejoramiento de las infraestructuras.

Este paso se produjo menos de un mes después de que un incendio en Tacumbú, la mayor cárcel de Paraguay, causara la muerte de seis personas, cinco presos y un guardia de prisiones.

Recientemente, la ministra de Justicia, Carla Bacigalupo, dijo que ese hacinamiento se debe principalmente a que el 80 % de las personas privadas de libertad en Paraguay está en prisión pero no tiene condena firme.

La estadística convierte a Paraguay en el décimo país del mundo con mayor número de presos sin condena y en el segundo en Suramérica, según datos oficiales.