23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 11 de mayo de 2017, 04:19

La CE busca minimizar los efectos de un posible veto a los ordenadores en vuelos UE-EEUU

Bruselas, 11 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) expresó su intención de colaborar con las autoridades estadounidenses para minimizar los efectos de la posible prohibición de embarcar con ordenadores portátiles en cabina en ciertos vuelos entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos que estudia Washington.

Los comisarios europeos de Migración y de Transporte, Dimitris Avramopoulos y Violeta Bulc, respectivamente, enviaron ayer una carta a sus homólogos en Estados Unidos para "continuar con la cooperación y aportar una respuesta conjunta para las amenazas compartidas", informó a Efe la portavoz comunitaria Anna-Kaisa Itkonen.

"Estados Unidos y la Unión Europea mantienen una larga y fructífera cooperación en seguridad, en particular en el área de la aviación", agregó la portavoz.

Añadió que la Comisión Europea desea "trabajar estrechamente con todos sus socios internacionales, incluyendo a las autoridades estadounidenses, en identificar las amenazas en la aviación y la mejor forma de abordarlas juntos".

Según las informaciones publicadas por medios estadounidenses como "The New York Times" o "The Daily Beast" y confirmó Efe, el Departamento de Seguridad Interior de EEUU estudia ampliar a la UE restricciones al equipaje en mano de vuelos que provengan de Europa.

Por el momento, no han trascendido cuáles serán los países sujetos a esta nueva restricción ni si incluirá las tabletas electrónicas en una medida que podría afectar a las compañías estadounidenses: Delta, American Airlines y United.

De confirmarse, esta medida se sumaría al veto anunciado en marzo de llevar en cabina estos aparatos y otros dispositivos electrónicos en vuelos procedentes de diez aeropuertos internacionales en ocho países de mayoría musulmana: Jordania, Kuwait, Egipto, Turquía, Arabia Saudí, Marruecos, Catar y Emiratos Árabes Unidos.

La decisión de la agencia federal se basó entonces en informaciones de inteligencia de que grupos yihadistas han diseñado bombas que se camuflan en dispositivos electrónicos y que son capaces de eludir los controles de seguridad de los aeropuertos.