8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 19 de septiembre de 2016, 01:00

“La alternativa de un gobierno de gerentes honestos es falsa y cínica”

Con Cartes el prebendarismo colorado fue sustituido por el de "los chicos empresarios y gerentes", que rodean al jefe de Estado, dice Duarte Frutos, a quien preocupa el sometimiento de su partido a los intereses particulares del presidente.

Por Susana Oviedo y Carmen Domínguez

soviedo@uhora.com.py

Nicanor Duarte Frutos lamenta que el Partido Colorado, con Horacio Cartes, dejó de ser el partido de los trabajadores, el partido agrarista y nacionalista. "Los colorados tenemos que reflexionar sobre qué clase de partido y qué banderas está legitimando el Gobierno que fue ungido por el coloradismo", urge. En esta segunda parte de la entrevista con ÚH, el ex mandatario (2003-2008) cuenta cuáles son sus planes políticos, habla de la falta de disidencia y del sometimiento de la Junta de Gobierno del Partido Colorado "a los designios y a los intereses de la expansión de los negocios de Cartes".

–En este momento, ¿quién está haciendo el rol de una disidencia?

–Creo que hay que discutir qué es disidencia. Para nosotros es poner en cuestión el modelo tributario. Del 2003 a esta parte, el Paraguay creció de manera ininterrumpida. 12 años de crecimiento y no podemos sostener este régimen tributario regresivo, que aplica impuesto a las cooperativas, a los vendedores de yuyos, donde el IVA representa el 64% de los ingresos, ¿y quiénes se bancan el IVA? Los sectores medios, los trabajadores, las familias trabajadoras.

La disidencia para nosotros es combatir el modelo neostronista y los peores fantasmas del partido.

–¿Cuáles son esos fantasmas?

–El espionaje, la represión, la tortura, la delación. ¿Qué podemos esperar de este Gobierno si sus principales asesores son el stronismo reciclado?, del grupo residual del régimen stronista más nefasto. ¿Cómo podemos esperar que este Gobierno haga una apuesta al republicanismo, a la libertad, a la democracia y a la justicia social? Tenemos que aprender a no elegir más como presidente a quienes van a ir a ensayarse como gobernante, ñandero'ore (a costilla nuestra).

–¿Plantea estructurar un grupo disidente distinto al de Mario Abdo?

–Para nosotros, la disidencia no es un enojo por cuestiones epidérmicas con Cartes o porque no nos eligieron para determinados cargos o prefirió a otros para determinadas candidaturas. Para nosotros, la disidencia es cuestionar el modelo económico, político y social de Cartes.

El modelo político es la manipulación del Estado por una casta empresarial que lamentablemente ha reducido a nuestra dirigencia y a la de otros partidos en mano de obra barata para el reclutamiento de los votos en los días electorales.

Este es un modelo de gestión que pretende vaciar a los partidos políticos de contenido ideológico y de su propósito de articular el bienestar general de la nación. Socialmente este es un gobierno que plantea una modernización excluyente y que antepone las obras para las Cámaras amigas.

–¿Pero hay algún líder que se proyecta como alternativa en el partido?

–Yo no sé. Tiene que haber. Tenemos que hablar. Me gustaría conversar con Mario Abdo sobre cuál es su concepto de disidencia.

–¿Y Alliana?

–Alliana no es el presidente de la Asociación Nacional Republicana. Es un personal administrativo del Grupo Cartes. Es el subgerente de asuntos políticos, porque responde y obedece a los verdaderos gerentes. En este caso, José Ortiz, Juan Carlos López Moreira, Francisco Barriocanal y otros grandes vendehumos.

–Y la Junta de Gobierno del Partido Colorado, ¿cómo está entonces?

–Para mí lamentablemente la Junta de Gobierno está totalmente vaciada y sometida a los designios y a los intereses de la expansión de los negocios de Cartes. Este nunca representó un proyecto político. Instrumentó el coloradismo, y muchos colorados creímos que con este señor el partido volvía al poder.

–Pero puso freno al prebendarismo de los dirigentes colorados...

–Esa alternativa que plantea Cartes frente al prebendarismo colorado, de un supuesto gobierno de gerentes honestos y transparentes, es absolutamente falsa y cínica. Es absolutamente mentirosa.

–¿Por qué?

–Porque hoy, en este Gobierno, las prebendas son objeto de repartija pública entre los chicos empresarios y gerentes de Cartes. Tape Porã es un ejemplo. El ministro estrella entrega el contrato para el mantenimiento y ampliación de la ruta Nº 7 a su padre, por otros 30 años. Pierde 10 millones de dólares en Pilcomayo y no explica. Paga con bonos millonarios premios a sus funcionarios, como si fuera que estos son competentes y están a la vanguardia de la gestión pública. Pero resulta que para ellos, los prebendarios eran los presidentes de seccionales, los líderes sociales...

–¿A qué candidatura apunta para el 2018?

–Estamos recorriendo el país tratando de rearticular un movimiento que tenga una agenda definida y que trabaje por la construcción de un espacio nacional y popular que hoy no existe en nuestro partido.

Si sale la enmienda, que no creo que ocurra, disputaremos la presidencia. Lo haremos por una necesidad histórica, y con un modelo absolutamente distinto, alternativo al que está vigente hoy.

–¿Y si no sale la enmienda?

–Y si no, vamos a disputar por un proyecto parlamentario. Por un bloque parlamentario si es posible autónomo, de muchos intereses y de ciertas propuestas presidenciales que, por lo menos por ahora, todavía no se han manifestado de manera clara.

–¿Por qué autónomo?

–Porque hoy el partido dejó de ser el partido de los trabajadores, porque perseguimos a sindicatos, recortamos salario a los docentes, criminalizamos las huelgas. Con este Gobierno ya dejamos de ser el partido agrarista, porque estigmatizamos de delincuente al campesino. Dejamos de ser el partido nacionalista para privilegiar el capital extranjero en desmedro de las empresas nacionales, pequeñas y medianas industrias que están quebrando. Los ministros estrellas de este Gobierno antinacional y antipopular de Cartes llaman al capital extranjero a venir a invertir a nuestro país, diciendo: "Vengan y hagan lo que quieran con nuestra fuerza laboral". ¿Este es un partido nacionalista o un partido vendepatrias? Cartes fue más allá, dijo que el Paraguay es como una mujer bonita y fácil, y que vengan y abusen de nuestro país. Pero ¿dónde estamos? Debemos reflexionar sobre qué clase de partido y qué banderas está legitimando el Gobierno que fue ungido por el coloradismo. De lo contrario, ¿cómo vamos a levantar en el 2018 los pasivos que nos va a dejar este Gobierno?