10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 5 de julio de 2016, 11:56

Kittel abre su cuenta en Limoges, Sagan aguanta de amarillo

Limoges (Francia), 5 jul (EFE).- El alemán Marcel Kittel (Etixx) abrió su cuenta en Limoges al imponerse en un apretado esprint que precisó de "foto finish" en la cuarta etapa del Tour, la más larga de la presente edición, de 237,5 kilómetros, en la que el eslovaco Peter Sagan (Tinkoff) mantuvo el liderato y los favoritos pasaron página sin cambios ante la primera etapa de media montaña.

Ni Cavendish ni Sagan. Por fin apareció un componente de la armada alemana para celebrar su primer triunfo. Hubo intriga hasta ver la foto, que mostró la imagen de Kittel metiendo la rueda por delante del joven francés Bryan Coquard (Direct) y de líder, Peter Sagan, algo más distanciado.

Kittel, el gigante de Arnstadt, de 28 años, hizo una demostración de fuerza en la recta de llegada. En un esprint largo, primero superó al noruego Kristoff (Katusha), el primero en lanzarse, y luego aguantó el acoso de Coquard, aunque sólo fuese por un milímetro. El ciclista galo se pelea entre los grandes, pero de nuevo le tocó quedarse con la miel en los labios.

En una jornada que se cerró con un tiempo de 5h.28.30, a una media de 43,2 kms/hora, los favoritos mantuvieron evitaron percances y pensaron en guardar fuerzas para el primer examen del miércoles, donde deberán mostrar sus cartas. A la prueba llega de amarillo Peter Sagan, con 12 segundos sobre el francés Julian Alaphilippe (Etixx) y 114 respecto a Alejandro Valverde (Movistar).

En zona noble Chris Froome y Nairo Quintana se encuentran a 18 segundos del líder y Alberto Contador, a 1.06 minutos. El madrileño, sujeto a la máquina de calor que le cura sus golpes en el hotel, espera salir vivo en los primeros puertos y afrontar los Pirineos con opciones de luchar de tú a tú con los mejores.

La etapa maratón del Tour, la más larga de la 103 edición, cumplió con el guión previsto: escapada, persecución controlada y locura final y actuación estelar de los velocistas. Los aventureros poco tienen que hacer cuando hay "guepardos" que pasan hambre de victorias. Son como gacelas que huelen los Greipel, Kittel o Degenkolb, el trío alemán hasta Limoges inédito por el dominio de Cavendish.

Esta vez los encargados de abrir el foco de atención salieron apenas se dio la salida en Saumur. La cabalgada de 237 kilómetros, esta vez con sol y buena temperatura, no asustó al español Markel Iriziar (Trek), al joven francés Gougeard (Ag2r), que esta temporada ha cubierto en total más de 1.000 kilómetros es escapadas, al belga Naesen (IAM) y al alemán Schillinger (Bora).

El pelotón no se echó a temblar precisamente por el calado de la fuga, pero tampoco se tomó el día a ritmo de paseo como en la víspera. Esta vez la media superaba los 40 por hora, y hasta los esprinters se picaron en el paso por el esprint intermedio de El Dorat (km 170, donde Sagan lució sonrisa ante sus rivales.

Todo fue cuestión de tiempo y de hacer sonar la orden de zafarrancho, lo que ocurrió cuando el Lotto de Greipel puso al pelotón en fila. Todo por "Popeye". Por delante el cuarteto menguó con la entrega prematura de Gougeard, y los tres restantes tiraron la toalla a 7 de la meta de Limoges.

Nueva etapa, incertidumbre y a volar. El Katusha quería celebrar con victoria el 29 cumpleaños de Kristoff y marcó el ritmo de aproximación. El Tinkoff se muestra insaciable con Sagan, y hasta el Sky y Movistar se dejaron ver por cabeza hasta 3 kilómetros de meta.

Luego, se echaron a un lado. El esprint es cosa de "locos", de los que se juegan el pellejo a 80 por hora. Kristoff arrancó primero a 200 metros de la línea, Kittel se pegó a rueda y ganó la posición. Entonces apareció Coquard. Ambos se rozaron con los hombros y provocaron que fuera la tecnología quien decidiera el nombre del ganador.

La foto eligió a Kittel. Novena victoria en el Tour, que las une a las 4 del Giro, tres este año, y una en la Vuelta. En 2016 ya tiene 11. Alemania ya ha puntuado en el Tour.

Este miércoles se disputa la quinta etapa entre Limoges y Le Lioran, de 216 kilómetros, recorrido de media montaña con 6 puertos puntuables, 4 de ellos en los últimos 50 kilómetros. Día para "cazaetapas" y tal vez para que los favoritos salgan a escena.

Carlos de Torres